A día de hoy, el proceso de electrificación en el que se encuentra inmerso el sector del automóvil tiene un gran obstáculo; el precio. La oferta de modelos electrificados es cada vez más amplia, pero las alternativas que destacan claramente por su eficiencia como son las híbridas, híbridas enchufables y 100% eléctricas, aún se encuentran con una barrera económica que no muchos pueden franquear.

enchufado El punto de carga se encuentra en la calandra central detrás del logotipo. dacia

En Dacia se han propuesto romper ese vínculo entre electricidad y precio desorbitado con el desarrollo del Spring, un coche que realmente democratiza la movilidad eléctrica, gracias a un precio que se puede quedar en 9.550 euros, con las diferentes campañas promocionales y las ayudas del Plan MOVES III incluidas.

Interior | La instrumentación cuenta con una pantalla de 3,5 pulgadas, y el sistema de navegación recurre a una de 7 pulgadas con conectividad Apple Car Play y Android Auto. Dacia

Electricidad razonable

Bajo una lógica propuesta de utilitario de corte urbano, el Spring se presenta como una de las alternativas eléctricas más interesantes de la temporada. Su carrocería de ligero corte SUV mide 3,73 metros de largo y 1,58 m de ancho, con un interior habilitado para cuatro pasajeros y un maletero de 290 litros de capacidad inicial, que puede ampliarse hasta los 620 litros si se abaten las plazas posteriores.

Un eléctrico con LÓGICA

Estas dimensiones se presentan idóneas para ratonear por las calles más congestionados, pero igualmente válido para los desplazamientos interurbanos. El motor empleado por el Spring es una unidad eléctrica de 44 CV de potencia (33 kW) alimentada por una batería de 27,4 kWh que se aloja en la parte trasera del vehículo, justo por debajo de los asientos. Con todo ello, la marca anuncia una velocidad máxima de 125 km/h y, lo más importante, una autonomía de 305 km en ciclo urbano y de 230 km en conducción mixta. Además, dispone de un botón ECO situado en la consola central, con el que se mejora la autonomía en torno a un 10%, al limitar la potencia a 23 kW y la velocidad máxima a 100 km/h.

Un eléctrico con LÓGICA

Un rendimiento que pudimos verificar en una primera toma de contacto por Madrid, llegando incluso a «ganar» algunos kilómetros de autonomía en un trayecto tanto urbano como por carreteras de circunvalación, en condiciones de conducción absolutamente normales. En este sentido, detalles como sus escasos 1.045 kg de peso o las pequeñas llantas de 14 pulgadas con neumáticos 165/70, ayudan notablemente a conseguir esas cifras de eficiencia y rendimiento.

En materia de carga, la marca mantiene la lógica que rodea el planteamiento del Spring y, aunque admite recargas en puntos rápidos de 30 kW del 80% en menos de una hora, anuncian unos tiempos inferiores a 8 horas y media en una carga al 100 % en una toma Green Up de 3,7 kW, o de 14 horas en un enchufe doméstico de 2,3 kW. En el caso de contar con un punto tipo wallbox de 7,4 kw, el tiempo se reduce hasta las 5 horas.