Los meses de julio y agosto son uno de los momentos del año en los que se registran más movimientos en las carreteras españolas. Con el objetivo de evitar la siniestralidad, durante estos meses se incrementa la seguridad y este año, con importantes modificaciones a tener en cuenta si no queremos volver de las vacaciones con una multa.

El pasado 21 de marzo se puso en marcha la nueva ley de tráfico que tiene en cuenta nuevas sanciones para hacer mucho más fiable la seguridad de los conductores. El objetivo es reducir lo máximo posible los accidentes de tráfico.

Una de las grandes claves de esta nueva normativa pasa por la retirada de hasta seis puntos en el carné de conducir si se usa el teléfono móvil durante la conducción. El móvil es uno de los elementos que más accidentes ha provocado a lo largo del año en las carreteras españolas. No se puede coger el aparato o sostenerlo en la mano aunque el vehículo esté detenido en un semáforo o en un atasco. La multa asciende hasta los 200 euros.

Ahora también han quedado prohibidos los soportes con ventosa para el móvil que se pegan al cristal delantero. La DGT considera que entorpecen la visión y su uso será castigado con hasta 100 euros de multa.

Estos deben ser homologados y autorizados por la DGT. Además, tampoco están permitidos los GPS colocados en una zona en la que se entorpezca la visión del conductor. Todos los elementos para colocar objetos tienen que estar por debajo de la visión del piloto.