Oleiros fumiga todos sus 'buxos', algunos centenarios, ante la plaga de la polilla china