14 de febrero de 2020
14.02.2020

Los presuntos abusos sexuales en 'Gran Hermano', a juicio

El fiscal pide dos años y medio de cárcel para el acusado e indemnizar a la víctima

13.02.2020 | 23:49
Carlota y José María, en 'Gran Hermano Revolution'.

Un juzgado de Colmenar (Madrid) abrió juicio oral contra un concursante de la edición de Gran Hermano Revolution en 2017, José María L.P., para quien la Fiscalía solicita dos años y medio de prisión por un presunto delito de abusos sexuales a Carlota P.A. En su escrito de acusación, el fiscal reclamó tanto al acusado como a la productora 6.000 euros, en el caso de esta última por los daños a la víctima tras exhibirle las imágenes grabadas de los hechos.

Según la Fiscalía, el 3 de noviembre de 2017 se organizó una fiesta en el interior de la casa de Guadalix de la Sierra (Madrid) "en la que el programa suministró a los concursantes bebidas alcohólicas". Carlota, P.A., que "había comenzado una relación sentimental" con el acusado, ingirió "escasos alimentos, bebió al menos cuatro chupitos de tequila" y "alcanzó un estado de embriaguez que fue acentuándose y evidenciándose". Sobre la una y media de la madrugada y cuando ambos se encontraban en el dormitorio que ocupaban, "José María L.P., que ya se había desprendido de sus pantalones, ayudó a la otra concursante a descalzarse y a introducirse en la cama que venían compartiendo", según el Ministerio Público. "Acto seguido el acusado se introdujo en la cama mientras que la joven permanecía en silencio con los ojos cerrados, realizando movimientos lentos, debido a su estado", indica.

"José María L.P., guiado por ánimo libidinoso y a sabiendas del estado de semiinconsciencia en el que se encontraba Carlota P.A., aprovechándose de esta circunstancia comenzó a realizar bajo el edredón movimientos de claro contenido sexual pese a que balbuceando débilmente ella dijo 'no puedo'", añade la Fiscalía. A continuación, según el escrito, el acusado apretó su cuerpo contra el de la joven para "satisfacer su deseo sexual pese a que ella en dos ocasiones levantó la mano como queriendo decirle que parara". Cuando el acusado le preguntó cómo se encontraba, solo dijo "que se quitara" y se giró.

José María L.P., "continuó realizando tocamientos, frotamientos y movimientos de contenido netamente sexual, despojando a la víctima de su vestimenta, liberándola parcialmente de su ropa interior y desabrochándole el sujetador" pese a su "estado de inconsciencia".

Más tarde, la joven se destapó, dejó ver "su estado inerte, lo que motivó la intervención" de un miembro del programa que hasta entonces "no estaba en condiciones de saber" lo que ocurría porque el acusado se tapó con el edredón.

Las imágenes grabadas fueron exhibidas a la joven a la mañana siguiente en la sala denominada Confesionario de Gran Hermano, lo que le provocó "un incremento del estado de desasosiego, trastorno y perturbación de ánimo que los hechos sufridos horas antes le había producido".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook