Hamás acabó con los enfrentamientos que se cobraron la vida de 22 personas en Rafá (sur de Gaza) tras matar al jeque Abelatif Musa, líder del grupo radical pro Al Qaida Ansar Jund Alá (Guerreros de Dios).

El Ministerio del Interior de Hamás declaró el fin de la "operación de seguridad" contra el grupo salafista suní, iniciada en la tarde del viernes y en la que resultaron heridas más de 120 personas. Los combates continuaron toda la noche y se apagaron después de que las fuerzas de Hamás acabaran por la mañana con la vida de Musa, de 47 años y más conocido como Abu Noor Al Maqdisi, así como con la de su mano derecha, Abu Abdulla As Suri (el sirio).

Los enfrentamientos se saldaron con la muerte de un líder de Hamás, seis oficiales de la policía, seis civiles y nueve miembros del que denominó "grupo ilegal". Entre los civiles habría dos niñas, una de ellas de 8 años, indicó el jefe de los servicios de emergencia en Gaza.

Los Guerreros de Dios son uno de los brazos armados del grupo radical suní Jihadi Salafi, cuyo apoyo en Gaza aumentó desde que Hamás accedió al poder en junio de 2007.