Afganistán anunció ayer que sus fuerzas adoptarán un alto el fuego el jueves, día de los comicios presidenciales, aunque reconocieron que prevén una campaña insurgente de "intimidación masiva".

El ministro afgano de Defensa, Abdul Rahim Wardak, y su colega de Interior, Mohammad Hanif Atmar, y el jefe de los servicios secretos afganos, Amrullah Saleh, intentaron calmar los ánimos un día después del atentado talibán que causó siete muertos ante el cuartel general de la OTAN en Kabul. "Decir que habrá completa paz sería difícil, pero debemos estar preparados para cada eventualidad", admitió el ministro de Defensa, quien prometió "trabajar duro" para asegurar el proceso.

Warzak anunció que las autoridades afganas establecerán una triple red de seguridad, compuesta por la Policía, el Ejército afgano y la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) para el día de las elecciones. Según el ministro, las tropas afganas se abstendrán además de desarrollar operaciones ofensivas el día de las elecciones, aunque responderán cualquier posible ataque de los talibanes, que han llamado a la población a boicotear el proceso.

La comisión electoral ha dispuesto 6.500 centros electorales, 400 más que en 2004, pero existe el temor de que los insurgentes, presentes sobre todo en el sur y el este, perpetren ataques y atentados para dificultar las elecciones.

El titular de Interior, Hanif Atmar, reveló que las fuerzas de seguridad han desbaratado 62 intentos de atentado en los últimos seis meses, aunque reconoció, sin embargo, que su Gobierno no puede asegurar al 100% la seguridad de las votaciones.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, afirmó ayer que la misión en Afganistán es "vital" para la seguridad de los países que participan a pesar del creciente número de bajas. Fue en un comunicado emitido después de que los de soldados británicos muertos en Afganistán superase los 200. Fogh Rasmussen defendió la determinación de los 64.000 soldados en contribuir a la seguridad en los complicados meses que se avecinan.