Según la edición digital del diario "The Daily Star", el magistrado metropolitano Dilara Alo Chandana retiró los cargos tras una petición del fiscal Abdullah Abu, que incluía una carta del Ministerio de Interior solicitando que se archivara el caso.

Seis personas perdieron la vida en octubre de 2006 en un enfrentamiento en el barrio de Paltan, en Dacca, entre militantes de la alianza política encabezada por la Liga Awami de Hasina y seguidores del partido islamista Jamaat-e-Islami, aliado del Partido Nacionalista de Bangladesh de la rival de Hasina, Khaleda Zia.

Estos disturbios se registraron en el contexto de una ola de violencia política que propició la declaración del estado de excepción por parte del presidente Iajuddin Ahmed en enero de 2007.

Tres meses después, en abril de 2007, Hasina se encontraba en Estados Unidos de visita y fue acusada junto a otras 45 personas de complicidad en el asesinato de los seis militantes del Jamaat-e-Islami en los choques de Paltan.

Pese a esos y otros cargos por corrupción, Hasina y Zia pudieron concurrir a los comicios de diciembre de 2008 después de que se levantara el estado de excepción y la Liga Awami se impuso de forma abrumadora.

Desde que asumió la jefatura de Gobierno, Hasina también ha visto cómo se retiraban varios casos de corrupción que pesaban sobre ella, pero que siguen en pie contra Zia.