"Nuestro objetivo es regresar al proceso de desnuclearización, a unas conversaciones destinadas a los objetivos marcados en la resolución de la ONU", apuntó Philip Goldberg, coordinador de EEUU para las sanciones contra Corea del Norte, después de reunirse con el máximo negociador surcoreano en el diálogo nuclear, Wi Sung-lac.

El funcionario estadounidense se expresó a favor de la reciente rebaja de las tensiones entre las dos Coreas, tras las conversaciones celebradas este fin de semana en Seúl, pero dejó claro que no afecta directamente a las sanciones de la ONU.

Goldberg precisó que el objetivo de la resolución 1874 de la ONU, aprobada tras la prueba nuclear norcoreana de mayo, es que el régimen comunista retorne a las negociaciones a seis bandas.

"Si una reducción de la tensión puede llevar a ello, sería una buena cosa", apuntó Philip Goldberg, en alusión a una cierta distensión en las relaciones entre las dos Coreas registrada la última semana.

Goldberg reiteró también que Estados Unidos está de acuerdo en mantener conversaciones bilaterales con Corea del Norte, pero siempre dentro del marco de las negociaciones a seis bandas para la desnuclearización del régimen comunista, en las que participan además Corea del Sur, China, Japón y Rusia.

Además, indicó que los proyectos turísticos y de desarrollo económico entre las dos Coreas no están afectados por las sanciones de la ONU pues la resolución 1874, aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU en respuesta a la prueba nuclear norcoreana de mayo, considera una excepción el desarrollo económico y humanitario.

Por ello estimó que no se verán afectados por las sanciones los proyectos turísticos de Kumgang y Kaesong, así como el plan de revitalizar las operaciones en el complejo industrial de Kaesong en Corea del Norte, donde las empresas surcoreanas emplean mano de obra norcoreana.

Los proyectos intercoreanos provocaron recelos por el flujo de capital surcoreano a Corea del Norte en pleno período de aplicación de las sanciones financieras impuestas por la ONU contra el régimen comunista.

Recientemente Corea del Norte se comprometió a reanudar proyectos como los viajes al monte Kumgang, suspendidos desde julio de 2008, durante la visita de la presidenta del grupo surcoreano Hyundai, empresa encargada de las operaciones intercoreanas, Hyun Jung-eun.