"La situación es difícil y hacemos todos los esfuerzos necesarios para controlar los incendios", declaró hoy el portavoz de los bomberos en Atenas, Gianis Kapakis.

Las rachas de viento, cuya intensidad no se espera que disminuya en las próximas horas, impidieron que esta mañana despegaran los 12 aviones disponibles en esta zona. Sólo los efectivos terrestres y 7 helicópteros pudieron continuar las labores de extinción.

Por cuarta jornada, las fuerzas de bomberos luchan contra las llamas que afectan a la prefectura de Atenas y a las islas de Eubea, Chios y Zante, y que han arrasado ya unas 15.000 hectáreas.

El principal foco de lucha está en la localidad de Pikermi, a 20 kilómetros al noreste de la capital, en la que el fuego ha llegado ya al límite habitado.

Thanos Adamopulos, jefe de la comunidad de Pikermi, declaró hoy al canal estatal NET que la situación no podrá ser controlada hoy y alertó de que varias casas ya han ardido.

Los bomberos han pedido a la población que se aleje de sus hogares y se esfuerzan para que el fuego no corte una carretera que conecta la ciudad de Maratón con Atenas.

El otro frente peligroso está situado a unos 60 kilómetros al oeste de Atenas y desciende desde el Monte Kitharona hacia el balneario de Porto Germeno, en donde hay desplegadas fuerzas terrestres, a las que se han sumado dos aviones cisterna Canadair.

Los bomberos pidieron aquí también a la población que abandone sus casas como medida de precaución.

La capitanía militar de Porto Germeno está en alerta para ayudar a evacuar a la población y a los turistas, aunque advirtió de que la situación es difícil debido a la densa nube que dificulta la visibilidad en el mar.

Un inquilino del lugar aseguró en el canal Antenna que se han quemado más de 20 casas en Porto Germeno.

Un tercer frente en la localidad de Karistos, en la isla de Eubea, continuaba activo por tercera jornada.

Otro gran incendio continúa en la isla jónica de Zante desde hace cinco días y uno nuevo se ha declarado en la isla de Chios, en el mar Egeo.

En los últimos cuatro días los incendios forestales han calcinado unas 15.000 hectáreas de bosques en las cercanías de Atenas y han afectado a unas 200 viviendas.