El máximo responsable de la lucha antiterrorista en Arabia Saudí y miembro de la familia real sobrevivió ayer a un atentado suicida reivindicado por un grupo vinculado a Al Qaida. Según la agencia oficial SPA, el príncipe Mohamed bin Nayef, viceministro del Interior encargado de la seguridad y la lucha antiterrorista e hijo de quien se cree será el próximo príncipe heredero, estaba hablando con unos ciudadanos ayer cuando un hombre se acercó y se inmoló. El ataque es el primero que tiene directamente como objetivo a un miembro de la familia real desde el inicio de la ola de violencia por simpatizantes de Al Qaida en 2003 contra la Monarquía aliada de Estados Unidos.

Como jefe de seguridad del reino, el príncipe Mohamed ha recibido los elogios del Gobierno por el reciente éxito en controlar la violencia, lo que incluye el entrenamiento por fuerzas de seguridad occidentales y la rehabilitación de antiguos milicianos. Al Qaida en la Península Arábiga, brazo saudí del grupo terrorista que dirige Osama bin Laden, reivindicó la responsabilidad del ataque, según un mensaje colgado en una web islamista, informa Efe.