Al menos quince personas murieron, entre ellas cuatro policías, y más de 50 resultaron heridas en dos atentados al norte de Bagdad. En el primero, al menos diez personas murieron, entre ellas cuatro agentes, y otras 14 resultaron heridas en un ataque suicida contra una comisaría cerca de Tikrit, 170 kilómetros al norte de la capital. El atentado fue perpetrado por un terrorista suicida que conducía un coche bomba en la aldea de Al Sheij Hamad, próxima a Tikrit. El estallido causó daños materiales en edificios colindantes a la comisaría, que resultó completamente destruida, e incendió doce vehículos. Por otro lado, al menos cuatro personas fallecieron y otras 43 resultaron heridas, entre ellas mujeres y niños, por la explosión de un artefacto en un mercado popular cerca de Mosul, a 400 kilómetros al norte de Bagdad.