05 de octubre de 2011
05.10.2011
Consejo de Seguridad

Rusia y China impiden a la ONU actuar contra Siria

EEUU abandona la reunión del Consejo de Seguridad tras acusarle el régimen sirio de "apoyar el genocidio" palestino

05.10.2011 | 09:57

Rusia y China han rechazado el borrador de resolución propuesto por los países europeos del Consejo de Seguridad -Reino Unido, Francia, Alemania y Portugal- para condenar la violencia utilizada por el régimen sirio para reprimir las manifestaciones y advertir sobre posibles sanciones.

La votación en el Consejo de Seguridad se ha resuelto con nueve votos a favor --Reino Unido, Francia, Alemania, Portugal, Bosnia y Herzegovina, Colombia, Gabón, Nigeria y Estados Unidos--, dos en contra --Rusia y China-- y cuatro abstenciones --Brasil, India, Sudáfrica y Líbano.

Este borrador ha sido rechazado a pesar de que se trataba de una versión más laxa del presentado anteriormente por los cuatro países europeos ante el Consejo de Seguridad, que contemplaba directamente la imposición de sanciones contra el régimen sirio, en caso de que no cesara la represión.

El embajador ruso en Naciones Unidas, Vitali Churkin, ha considerado que el resultado de la votación evidencia el "conflicto" sobre las medidas políticas a adoptar en el caso sirio entre Moscú y los países europeos.

En este sentido, ha explicado que Rusia es reacio a emprender en Siria una intervención similar a la de Libia, por lo que prefiere urgir al régimen de Bashar al Assad a "implementar rápidamente las reformas prometidas a la población", mientras que los europeos "están en contra de una solución pacífica del conflicto".

Por su parte, el embajador chino en Naciones Unidas, Li Baodong, ha argumentado que el país asiático se opone a "cualquier injerencia internacional en los asuntos de Siria".

Así las cosas, el representante sirio en la organización internacional, Bashar Ja'afari, ha apuntado que la resolución contra su país no ha salido adelante por la "agresiva retórica" utilizada por los países europeos.

Además, ha acusado a la comunidad internacional de acoger en su territorio a los "grupos terroristas" que tratan de derrocar al Gobierno de Al Assad, en alusión al caso del coronel Riad al Assad, el oficial de mayor rango que ha desertado de las Fuerzas Armadas sirias, quien supuestamente se refugia en Turquía.

En este contexto, las delegaciones europeas han advertido de que la postura rusa y china de oponerse continuamente a las resoluciones de condena contra Siria podría traducirse en un bloqueo del Consejo de Seguridad en los temas relacionados con la 'Primavera Árabe'.

"No podemos ignorar el significado del veto a este texto", ha dicho el embajador francés en Naciones Unidas, Gerard Araud. "No se trata de un problema de redacción. Es una elección política. Es un rechazo a cualquier resolución contra Siria", ha advertido.

En la misma línea se ha expresado el embajador británico, Lyall Grant, quien se ha confesado "profundamente decepcionado". "No hay ningún signo de reforma o de un intento real de atender las demandas del pueblo sirio" por parte del Gobierno de Al Assad, ha subrayado, rechazando así el argumento ruso.

Al término de la votación, los países promotores de la resolución contra Siria han leído a la prensa internacional un comunicado en el que califican esta decisión como un "duro golpe" contra los que luchan por la democracia en el país. "Aquellos que han bloqueado esta resolución lo llevarán sobre su conciencia", han indicado.

Por su parte, la representante estadounidense, Susan Rice, ha expresado la indignación de su país por esta decisión del Consejo de Seguridad, al tiempo que ha instado a sus miembros a adoptar "duras sanciones" contra el régimen sirio.

La embajadora estadounidense, al igual que el británico, ha abandonado la sala durante la intervención del representante sirio, que ha acusado a los Estados Unidos de "apoyar el genocidio" al proteger a Israel y negar derechos a los palestinos.

Al margen de Rusia y China, los otro tres países pertenecientes al grupo de los BRICS --Brasil, India y Sudáfrica-- también se oponen a una eventual resolución de condena contra Siria porque temen una intervención militar como en Libia.

Las tres potencias emergentes argumentan que la OTAN ha violado el contenido de las resoluciones 1970 y 1973 de Naciones Unidas sobre Libia, en las que avala la adopción de "todas las medidas necesarias" para proteger a la población a la civil.

Por otro lado, la mayoría de los miembros del Consejo de Seguridad esperaban la abstención de Líbano, ya que mantiene unas tensas relaciones con Siria por su influencia sobre el partido-milicia chií libanés Hezbolá.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook