13 de octubre de 2011
13.10.2011

El presidente de Italia pone en duda las políticas de Berlusconi contra la crisis

El primer ministro solicitará hoy una cuestión de confianza del Parlamento, que tumba su informe sobre los presupuestos generales con la abstención del ministro de Economía

13.10.2011 | 02:00
Un manifestante muestra una máscara de Berlusconi en una concentración ayer en Roma. / stefano rellandini

El presidente de Italia, Giorgio Napolitano, puso en duda ayer que el primer ministro, Silvio Berlusconi, esté en condiciones de aplicar las políticas que Italia necesita para hacer frente a la crisis. Napolitano explicó su "gran preocupación" por la posibilidad de que el Gobierno no sea capaz de tomar decisiones fundamentales para el país.

Todos los partidos de la oposición pidieron la dimisión del Ejecutivo el martes, después de que la Cámara de los Diputados rechazase el balance de los presupuestos generales del Estado de 2010. El documento no pudo ser aprobado al registrarse un empate a 290 votos en el primer artículo del texto que, para seguir adelante, requería al menos 291 apoyos. Para la mayor parte de los diputados de la mayoría se trató de un "incidente técnico" debido a las numerosas ausencias, pero es innegable que se produjo la clamorosa abstención del ministro de Economía, Giulio Tremonti.

A través de un comunicado, Napolitano aludió a las "fuertes tensiones" existentes en el Gobierno y afirmó que los retrasos a la hora de aprobar políticas necesarias para el país generan "preguntas y preocupación". El principal socio de Berlusconi en el Ejecutivo, la Liga Norte, puso en duda el lunes que se llegue al final de la legislatura, previsto para 2013.

Tras el batacazo parlamentario del martes, en una sesión en la que los diputados de la oposición recibieron a Berlusconi al grito de "dimisión", Napolitano instó ayer en una nota a Berlusconi a comprobar si tiene aun mayoría para poder gobernar. Después de la votación adversa del martes, el subsecretario de la presidencia del Gobierno y portavoz de Berlusconi, Paolo Bonaiuti, explicó que el primer ministro acudirá al Parlamento para someterse a una cuestión de confianza.

En un principio, Berlusconi había previsto solicitar ayer la confianza del Parlamento, pero finalmente lo ha dejado para hoy. La votación será mañana, ya que deben pasar no menos de 24 horas desde que se pide.

Tras una reunión de los portavoces de la Cámara Baja se decidió que Berlusconi pronuncie hoy un discurso "programático", informaron fuentes de su partido, Pueblo de la Libertad (PDL).

Se trata de la segunda cuestión de confianza que tiene que afrontar Berlusconi durante esta legislatura. La anterior llegó en diciembre, cuando acudió al Parlamento para comprobar si contaba con la mayoría tras la marcha de su socio posfascista Gianfranco Fini, acompañado de algunos correligionarios.

Tras el fiasco de la votación del martes, la oposición, considerando que se ha creado una situación anómala al no aprobarse las cuentas del Estado, renovó su petición de dimisión de Berlusconi.

De hecho, ante la posibilidad de que Berlusconi no consiga los apoyos suficientes y tenga que acudir a presentar su dimisión ante Napolitano, han comenzado ya los movimientos de los partidos para buscar futuras alianzas.El líder del Partido Democrático (PD), Pierluigi Bersani, mantuvo ayer contactos con el llamado Tercer Polo, formado por varios partidos de centroderecha como la Unión de Demócratas y Cristianos (UDC) y la Alianza para Italia (API) y el grupo de Fini, Futuro y Libertad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook