21 de octubre de 2011
21.10.2011
Fin a cuatro décadas de dictadura

Gadafi, muerto en su ciudad natal

El Consejo Nacional de la Transición asegura que lo capturaron herido y falleció al ser alcanzado en la cabeza en un tiroteo entre gadafistas y rebeldes . La televisión libia muestra imágenes de soldados posando con el cadáver

21.10.2011 | 03:15
El cadáver de Gadafi, con un tiro en la sien, es trasladado en ambulancia a un hospital de Misrata. / guillem valle

El derrocado dictador libio Muamar Gadafi murió ayer en Sirte, su localidad natal, pocas horas después de que las nuevas autoridades libias (el CNT, Consejo Nacional de la Transición) anunciasen la toma de la localidad, último bastión de los gadafistas. Según la versión oficial hecha pública anoche por el CNT, Gadafi, que había sido capturado por los rebeldes, murió de una herida de bala en la cabeza en un tiroteo entre tropas gadafistas y fuerzas rebeldes. Esta versión llegó tras varias horas de silencio en las que se abrieron paso numerosas interpretaciones que apuntan a que Gadafi, tras ser capturado cuando pretendía huir de Sirte, fue ejecutado de un tiro en la sien por sus captores. Hasta el punto de que la prestigiosa ONG Human Rights Watch ha instado al CNT a que realice una autopsia supervisada del cuerpo para esclarecer las circunstancias y causas de la muerte.

El primer ministro del CNT, Mahmud Jibril, explicó en su rueda de prensa de anoche que el antiguo dirigente "no opuso resistencia" cuando las fuerzas del CNT le localizaron en un conducto de aguas residuales. "Cuando comenzamos a trasladarle, fue alcanzado por una bala en su brazo derecho y, cuando lo dejamos en el camión, no tenía otras heridas", aseguró.

Jibril, que citó datos de expertos forenses, indicó que cuando el vehículo en el que se trasladaba a Gadafi comenzó a moverse se inició un tiroteo entre "revolucionarios", como denominó a las tropas leales al CNT, y gadafistas. Durante este enfrentamiento, Gadafi fue alcanzado en la cabeza por una bala cuya procedencia no habrían podido aclarar los primeros análisis.

Pese a las heridas, Gadafi todavía estaba vivo cuando fue evacuado de Sirte y no murió hasta minutos antes de llegar al hospital, añadió el primer ministro.

La televisión estatal libia mostró anoche imágenes en las que se podía ver a soldados del CNT posando con el cuerpo sin vida de Gadafi en Misrata. Uno de ellos incluso levantaba hacia la cámara la cabeza del coronel, en la que aún eran visibles los restos de sangre.

Hasta el momento de hacerse pública la versión de Jibril, la secuencia supuesta de los hechos, a la que muchos analistas daban anoche aún crédito, era la siguiente: ante la inminencia de la caída de Sirte, Gadafi intentó huir de la ciudad en un convoy de vehículos militares, en el que viajaba en compañía de su jefe militar, Abu Bakr Yunus Jabr, que también resultó muerto.

La marcha del convoy fue interrumpida por un bombardeo de aviones de la OTAN. Este aspecto fue confirmado a media tarde por Francia, que anunció que fueron aparatos suyos los que localizaron al convoy e interrumpieron su andadura. Sin embargo, horas más tarde, Washington contradijo el comunicado parisino al afirmar que el convoy en el que viajaba Gadafi, de 15 vehículos, fue atacado por un avión no tripulado, un drone del Pentágono, que lanzó un misil Hellfire contra la caravana.

Sea cual sea la autoría del bombardeo, un Gadafi muy probablemente herido se habría refugiado a continuación en unos conductos próximos de canalización y drenaje de aguas, donde fue localizado por efectivos rebeldes a los que, según distintos testimonios, habría gritado: "No disparen, no disparen".

Los rebeldes capturaron a Gadafi y lo trasladaron hasta un automóvil. A este pequeño paseo corresponden las últimas imágenes que se tienen del exdictador con vida. En ellas se puede ver al coronel, con el rostro ensangrentado, empujado por un nutrido grupo de rebeldes que se apiñan a su alrededor. En una de ellas, incluso, se ve a un rebelde empuñando un revólver junto a la cara del dictador.

Las siguientes imágenes difundidas son ya del cadáver de Gadafi y, como la que acompaña a estas líneas, muestran con claridad un orificio de bala en la sien izquierda del cadáver. Es la huella del disparo que se ha atribuido a un rebelde ejecutor y que la versión oficial vincula a un supuesto tiroteo entre elementos de ambos bandos.

En la misma jornada en la que falleció el exdictador libio también habrían perdido la vida dos de sus hijos: Saif al Islam, considerado su heredero, y Mutasim, según aseguró la cadena Al Arabiya. Saif al Islam habría fallecido en los combates mantenidos en Sirte y su cadáver se encontraría anoche en el aeropuerto de Misrata. Las informaciones previas difundidas por fuentes del CNT lo situaban tratando de huir de la ciudad en un convoy militar y rodeado por las fuerzas del Gobierno provisional.

El Tribunal Penal Internacional (TPI) había dictado una orden de arresto contra él, al igual que contra su padre y contra el jefe de la Inteligencia libia, Abdulá al Senussi. A los tres se les acusa de ataques generalizados y sistemáticos contra la población civil y de crímenes contra la Humanidad.

En cuanto a Mutasim Gadafi, la cadena Al Arabiya mostró una foto de su supuesto cadáver, tomada al parecer en la ciudad de Sirte. En ella, Mutasim aparece tumbado en una camilla, con barba y el pelo largo y con lo que parece una marca de un disparo de bala en el pecho.

El canal catarí Al Yazira mostró también ayer imágenes del supuesto cadáver de Mutasim Gadafi tumbado sobre un coche ranchera y custodiado por un grupo de soldados rebeldes.

Las fuerzas del Consejo Nacional de Transición anunciaron ayer, pocas horas antes de que trascendiese la muerte de Gadafi, la liberación total de Sirte, último bastión de los gadafistas. "La ciudad de Sirte ha sido totalmente liberada, pero los combates no han terminado. Los gadafistas han huido hacia las afueras y nuestras fuerzas les persiguen", dijo un jefe rebelde. Los insurgentes lograron controlar el miércoles por la tarde la entrada al barrio Número 2, último reducto de las tropas fieles al régimen, obligando a una parte de ellas a huir y cercando a las pocas que resistían. Ayer, al amanecer y tras reforzar sus posiciones, las fuerzas del CNT bombardearon los refugios de los gadafistas y por la tarde anunciaron "la victoria final". Uno de los jefes militares rebeldes explicó que el barrio en el que se escondían los gadafistas está siendo sometido a un vasta operación de rastreo. Añadió que varios de ellos fueron capturados vivos y que los rebeldes se hicieron con una importante cantidad de armas y municiones. "Los gadafistas han huido hacia el oeste y actualmente se encuentran a unos 12 kilómetros del centro de Sirte, pero nuestras fuerzas están dándoles caza", indicó. Sirte, la ciudad natal Gadafi, estaba bajo el asedio rebelde desde hacía casi dos meses. Mustafá Abdelayil, presidente del CNT, había declarado en numerosas ocasiones que la caída de Sirte abriría la vía para el anuncio de la liberación de la totalidad del territorio libio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook