22 de octubre de 2011
22.10.2011
Gran Bretaña

El Parlamento británico votará una consulta para abandonar la UE

El Gobierno se enfrenta a los 61 parlamentarios conservadores que aprobaron la votación

22.10.2011 | 15:25

El primer ministro británico, David Cameron, se enfrenta a la primera gran rebelión dentro de las filas de su partido en la votación del lunes en la que el Parlamento decidirá si celebrar un referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea.

Un total de 61 parlamentarios conservadores han firmado ya la moción que pide la celebración de un referéndum, a la que se opone el Gobierno de Cameron, por lo que su ministro de Asuntos Exteriores, William Hague pidió hoy a sus compañeros de partido que voten en contra el lunes.

En un artículo en el periódico The Daily Telegraph, Hague, considerado el ministro más euroescéptico del Gobierno, alerta de los peligros de plantear esta consulta popular en un momento de "profunda incertidumbre económica".

La propuesta, que se debatirá y votará en la Cámara de los Comunes, plantea la celebración de un plebiscito nacional en mayo de 2013 y puede suponer la rebelión más peligrosa a la que se ha enfrentado Cameron hasta ahora, ya que la prensa británica calcula que 85 diputados conservadores podrían votar a favor a pesar de la postura en contra del Gobierno.

Además, algunos medios británicos aseguran que varios miembros del Ejecutivo podrían dimitir debido al rechazo del primer ministro a convocar una consulta sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

En este sentido, el ministro de Asuntos Exteriores explicó hoy que el partido conservador sigue defendiendo la devolución de poderes desde Bruselas, pero que un referéndum no es la forma de conseguirlo.

"Nada podría ser más útil para nuestro país que la solución de las dificultades de la eurozona, pero una ruptura desordenada tendría un impacto muy serio en nuestra economía", alertó Hague.

Downing Street ha dejado muy claro que el llamamiento del primer ministro a todos los diputados conservadores, a los que no dará libertad de voto, es que se opongan a la moción el lunes, que ha sido impulsada por una petición en Internet firmada por más de 100.000 personas.

A pesar del alto número de parlamentarios conservadores que se espera no sigan las instrucciones del Gobierno, hay muy pocas posibilidades de que la moción salga adelante ya que tanto el Partido Liberaldemócrata, que gobierna en coalición con los conservadores, como el Partido Laborista están en contra del referéndum.

Según la propuesta de plebiscito presentada por un grupo de diputados conservadores, a los votantes se les darían tres opciones: que el Reino Unido permanezca en la UE como hasta ahora, abandonarla o negociar los términos en los que continuar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook