Los islamistas del Partido Libertad y Justicia (PLJ), brazo político de la organización Hermanos Musulmanes, se atribuyeron ayer el 40% de los votos emitidos en las dos primeras jornadas de las elecciones legislativas egipcias, cuyos resultados oficiales no se harán públicos hasta hoy. La participación fue superior al 85%.

A falta de datos oficiales, los partidos empezaron a filtrar resultados en medio de un caótico recuento: al cierre de esta edición aún se estaban computando sufragios y, además, no habían llegado los votos de los egipcios que residen fuera del país.

El PLJ aseguró en un comunicado que obtuvo más del 40% de los sufragios en al menos siete de las nueve provincias donde se votó el lunes y el martes. Según sus cálculos, fue en las circunscripciones de Fayum, al sur de El Cairo, Mar Rojo (este), El Cairo y Asiut (sur) donde sacó más votos en las listas cerradas, en las que se elige solo a partidos. En cuanto a las abiertas -en las que se elige a candidatos individuales-, el PLJ subrayó que varios de los suyos van por delante en provincias como Heluán y Medinat Nasr, en El Cairo; en Port Said (este) y en Asiut.

El diario estatal Al Ahram informó del avance del PLJ y de los salafistas de Al Nur en seis de las nueve provincias en las que se celebraron votaciones y reveló que en Alejandría, una de las plazas fuertes del islamismo, los Hermanos Musulmanes consiguieron el 41% de los votos, los salafistas el 24% y el liberal Bloque Egipcio, el 18%.

Sin embargo, el Partido Socialdemócrata Egipcio, formación encuadrada en el Bloque Egipcio, se mostró sorprendida por estas informaciones ya que, según sus datos, van segundos en varias circunscripciones de distintas provincias.

En cuanto a las irregularidades, un observador relató a Efe que miembros "de un partido religioso intentaron coger papeletas en blanco que habían sobrado y rellenarlas en favor de su grupo".

Entre tanto, la junta militar se reunió con los líderes de los principales partidos y el primer ministro designado, Kamal Ganzuri, informó de que cinco candidatos renunciaron a sumarse a su proyecto.

Tras las dos primeras jornadas electorales tras la caída, el 11 de febrero, del presidente Mubarak, los egipcios están llamados a las urnas de nuevo el 5 y el 6 de diciembre en una segunda vuelta.

Al menos 108 personas resultaron heridas el martes por la noche en los enfrentamientos registrados en la plaza Tahrir de El Cairo entre manifestantes y supuestos vendedores ambulantes, informó ayer a Efe el portavoz del Ministerio de Sanidad. Mohamed al Sharbini precisó que 33 de los heridos fueron ingresados en centros sanitarios, mientras que 40 recibieron tratamiento en el acto y 35 en hospitales de campaña.

Según fuentes policiales, los choques empezaron cuando los activistas expulsaron, al parecer sin razón, a los vendedores ambulantes, cuyo número había aumentado mucho en los últimos días en Tahrir. Sin embargo, testigos citados por la agencia estatal Mena afirmaron que el detonante de los enfrentamientos fue la negativa de algunos vendedores a mostrar sus carnés de identidad cuando los manifestantes se lo exigieron para asegurarse de que entre ellos no había matones o delincuentes infiltrados.

En señal de protesta, los vendedores comenzaron a lanzar piedras y botellas vacías contra los manifestantes, dijeron estos testigos el martes. Uno de los activistas explicó que el ambiente empeoró cuando algunos vendedores empezaron a pedir dinero y vender droga, por lo que fueron expulsados.