Serbia y Kosovo lograron hoy un acuerdo sobre la gestión de su frontera común tras una intensa mediación de la Unión Europea (UE) para lograr resultados después de dos días de diálogo improductivo.

Las dos partes establecerán de forma conjunta puestos fronterizos únicos en las zonas de paso con una presencia de la UE, un sistema que pondrá en marcha lo antes posible, según indicó un comunicado del Consejo de la Unión Europea.

Además, las partes lograron "buenos progresos" sobre la cooperación regional y continuaron las discusiones previas sobre energía y telecomunicaciones.

La UE detalló que se espera "una implementación completa" del acuerdo fronterizo para el próximo día 26, lo que permitirá "libertad de viajar para todos".

Con estos avances se dio por terminada la octava ronda de discusiones que Belgrado y Pristina han mantenido durante este año en Bruselas bajo mediación e impulso de la UE.

La presión comunitaria ha sido especialmente fuerte sobre Serbia, que espera que la cumbre de la UE del próximo día 9 le conceda el estatus de país candidato a la adhesión.