La cumbre constitutiva de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) comenzó hoy en Caracas con la presencia de la práctica totalidad de jefes de Estado y de Gobierno de la región.

El presidente de México, Felipe Calderón, abrió la sesión con un saludo al gobernante anfitrión, el venezolano Hugo Chávez, al que deseó pronta recuperación del cáncer del que fue operado en junio pasado y felicitó por la organización de la cumbre.

Calderón abrió las intervenciones después de que Chávez recibiera uno por uno a los jefes de Estado y de Gobierno y jefes de delegación de los 33 países presentes en la cita en el Teatro Teresa Carreño, donde se inauguró la mesa principal de la reunión.

"Estoy convencido, señoras y señores, de que esta es la década de América Latina", dijo el mandatario mexicano en un discurso en el que destacó que "la integración" es la vía que permitirá a los países de la región caminar "hacia la posteridad".

Calderón llamó a incentivar el "intercambio seguro" y "fluido" de los bienes, servicios y personas en el continente, y pidió la unión "para acabar con la pobreza y la desigualdad en un mundo marcado por la inequidad".

A la cumbre de Caracas asisten todos los jefes de Estado y Gobierno de la región salvo los de Perú, Ollanta Humala; Costa Rica, Laura Chinchilla, y El Salvador, Mauricio Funes.

En el momento de la inauguración tampoco estaban presentes los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y Chile, Sebastián Piñera, quien tiene previsto llegar a Caracas el sábado.

La CELAC nace en Caracas asumiendo el patrimonio del Grupo de Río y de la Cumbre Latinoamericana y del Caribe sobre Integración y Desarrollo y aglutinando a la totalidad de los países de América, a excepción de Estados Unidos y Canadá.