Siria tachó de "injerencia injustificada y ostensible" la resolución de condena aprobada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y denunció que está fundamentada en un "informe descaradamente politizado" obra de "enemigos" de Siria. La ONU condenó las "sistemáticas y graves violaciones de los derechos humanos" cometidas por Siria para reprimir las protestas opositoras. La represión causó ayer al menos 24 muertos, 15 en los combates de Idlib, cerca de la frontera turca, entre militares y desertores.