Al menos una persona murió y nueve resultaron heridas por disparos en los enfrentamientos registrados hoy entre las fuerzas progubernamentales y milicianos tribales armados que protegían una manifestación de centenares de personas en el barrio de Hasab, en la ciudad de Taiz, en Yemen, dijeron a Efe fuentes médicas.

Las víctimas han sido ingresadas en el hospital de Al Rauda en Taiz, en el sur del país, añadieron las fuentes. Varios testigos no descartaron que haya más heridos.

El barrio de Hasab es uno de los bastiones de los grupos armados opositores y en él se ubica, además, un cuartel de un batallón de la Guardia Republicana.

Hace dos días, las autoridades yemeníes y los opositores acordaron un alto el fuego en Taiz, la segunda ciudad de Yemen, después de intensos combates en la última semana, que fue violado en el acto.

Hoy se espera el anuncio de la formación de un nuevo Gobierno de reconciliación nacional en el que estará integrados miembros de la oposición y del gobernante Partido del Congreso Popular General.

El vicepresidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, aprobó ayer la creación de una Comisión de Asuntos Militares para restaurar la seguridad y la estabilidad en el país, tal y como pedía la oposición para formar parte del Ejecutivo.

Todos estos pasos tienen como objetivo cumplir con el plan de los estados del golfo Pérsico, que estipula un traspaso pacífico del poder.

Tras meses de reticencias, el pasado 23 de noviembre el presidente Alí Abdalá Saleh suscribió en Riad esa iniciativa, que estipula que el vicepresidente dirigirá durante dos años el proceso transitorio, durante los cuales se enmendará la Constitución y se prepararán comicios generales.

La revuelta contra Saleh comenzó el pasado 27 de enero y ha sumido en una grave crisis política y en una espiral de violencia a Yemen, el país más pobre de la península Arábiga.