Las protestas contra el fraude oficialista en las recientes elecciones parlamentarias amenazan con propagarse hacia otras regiones de Rusia, según indican numerosos informaciones tanto en la prensa rusa, como en internet.

De los 66.000 usuarios invitados hasta el momento al grupo de Faceebok "Manifestación por elecciones justas", alrededor de 13.000 ya han confirmado que participarán en la protesta masiva del próximo sábado contra la victoria, considerada por muchos fraudulenta, del partido Rusia Unida del primer ministro ruso Vladímir Putin.

Otros cinco mil afirman que probablemente acudirán al acto, a tiempo que la lista de supuestos participantes crece a una velocidad de mil usuarios nuevos por hora.

Millares de internautas de diferentes regiones de Rusia han mostrado su disposición de acudir a las protestas convocadas en las ciudades donde residen.

"¡Rusia sin Putin!" "¡Estamos con Moscú!" escribieron la víspera los usuarios del canal de internet Ridus, que ofreció en directo las imágenes de las protestas y detenciones en la plaza Triumfálnaya de la capital rusa, enlace visto por alrededor de 350.000 veces, según la emisora rusa Business FM.

Cerca de 600 personas fueron detenidas anoche en el centro de Moscú por participar en una manifestación para denunciar fraude en las elecciones parlamentarias del pasado domingo.

Con anterioridad, el Departamento del Ministerio del Interior de la capital rusa había informado de 300 detenidos en el acto de protesta, el segundo desde el lunes, cuando se anunciaron los resultados electorales.

Los medios rusos destacan el carácter caótico de las detenciones que se produjeron anoche en la capital.

"Apenas salí del metro, de repente me agarraron los "cosmonautas" (policías con casco) y me metieron en un camión. No me explicaron nada", dijo a Efe Alexéi Sulin, uno de los testigos de la manifestación.

Ante las manifestaciones, las autoridades han redoblado la medidas de seguridad con la incorporación de efectivos de las tropas del Ministerio del Interior a las labores de vigilancia.

Numerosas ONG y blogueros han denunciado miles de irregularidades cometidas durante los comicios parlamentarios del domingo.