El Frente Polisario aseguró que las investigaciones sobre el secuestro de dos cooperantes españoles y una italiana en Tinduf (Argelia) se encuentran en la última fase y que un grupo de personas vinculado directamente con el rapto ha sido detenido.

Está es la primera información ofrecida por el movimiento independentista saharaui sobre el secuestro el 22 de octubre en los campamentos de refugiados de Tinduf, de los españoles Ainhoa Fernández y Enrique Gonyalons y de la italiana Rossella Urru.

Un suceso cuyo desarrollo está plagado de interrogantes, como su reivindicación, que no fue efectuada hasta la pasada semana por un grupo desconocido que se hace llamar Monoteísmo y Yihad en el oeste de África y que al parecer es una escisión de Al Qaeda en el Magreb Islámico.

Según el presidente del parlamento saharaui, Jatri Aduh, entre las personas detenidas, algunas están "directamente relacionadas" con la operación del secuestro, aunque no dio más detalles sobre la implicación.

Un grupo de hombres armados vestidos con uniformes se infiltraron en Rabuni, la capital administrativa de Tinduf, y se dirigieron al edificio donde se encontraban los cooperantes y se llevaron por la fuerza a tres de ellos. Hasta el momento, tanto fuerzas de seguridad argelina como maurita- na han detenido a personas vinculadas con el grupo.

En cuanto a los nuevos detenidos por gente del Frente Polisario, todavía se desconoce su número, su nacionalidad o su filiación política, así como el momento en que fueron arrestados. Jatri Aduh se limitó a asegurar que de los interrogatorios se desprende que pertenecen a un grupo desconocido que tiene relación con el "crimen organizado".

Según fuentes locales en Tinduf las detenciones se llevaron a cabo en el desierto, en una zona bajo control del Polisario y cercana a la frontera Mauritania. No obstante, fuentes oficiales no han confirmado esta información. Estas mismas fuentes comentaron que entre los detenidos hay ciudadanos saharauis y mauritanos, datos que las autoridades se niegan a confirmar.