12 de septiembre de 2012
12.09.2012

La cancelación de tres actos del futuro hombre fuerte chino desata los rumores

El vicepresidente, Xi Jinping, que no ha sido visto en público desde el día 1, está llamado a sustituir a Hu Jintao en el próximo Congreso del PC chino, que se prevé para octubre

12.09.2012 | 02:00
La cancelación de tres actos del futuro hombre fuerte chino desata los rumores

La cancelación del encuentro previsto entre el vicepresidente chino, Xi Jinping, y la primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt -que hace la tercera de los últimos días-, multiplicó ayer las conjeturas en Pekín en torno al hombre que está llamado a sustituir al actual presidente, Hu Jintao. Xi no ha sido visto en público desde el 1 de septiembre, cuando dio un discurso en la Escuela Central del Partido Comunista de China.

La semana pasada canceló una reunión con la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, sin que las autoridades chinas ofrecieran una razón clara y se limitaran a aludir a "un ajuste normal de calendario", informa Efe. Pero, además, el vicepresidente también canceló la semana pasada un encuentro con el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong.

El lunes tenía previsto entrevistarse con Thorning-Schmidt, en un encuentro que las autoridades habían invitado a la prensa a cubrir. Sin embargo, la reunión también fue cancelada y la jefa del Gobierno danés acabó reuniéndose con el vice primer ministro, Wang Qishan. Y tampoco en este caso Pekín dio una explicación a la cancelación.

Censura en internet

Las tres cancelaciones han desatado los rumores y las bromas acerca del estado de salud de Xi en las redes sociales chinas, pese a que la censura ha bloqueado la mayor parte de los términos relacionados con el vicepresidente.

Entre la prensa de Hong Kong y algunas páginas de internet de la comunidad china en el exterior se conjeturaba con la posibilidad de que Xi hubiera sufrido un accidente de tráfico o de que se hubiese lastimado la espalda.

Las cancelaciones de Xi llaman más la atención porque se producen pocas semanas antes de que dé comienzo un proceso de transición en el poder en China, en el que se cuenta con que él asuma el liderazgo del gigánte asiático.

Aunque todavía no se ha convocado oficialmente, se espera que en octubre se celebre el XVIII Congreso del PCCh, en el que Xi tomará el relevo de Hu al frente del partido. En abril le sustituiría como jefe de Estado chino.

El proceso de transición ya se vio empañado este año por el escándalo en torno a Bo Xilai, el otrora todopoderoso secretario general del partido en Chongqing, que fue destituido el pasado marzo.

Su esposa, Gu Kailai, fue declarada culpable el pasado mes de agosto del asesinato, en noviembre de 2011, del empresario británico Neil Heywood, un antiguo amigo de la familia con quien había mantenido disputas económicas.

Gu recibió una condena a muerte aplazada, lo que en la práctica evita su ejecución.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook