12 de septiembre de 2012
12.09.2012
40 Años
40 Años
Según The Wall Street Journal

El director del film contra el islam se esconde

Sam Bacile realizó la cinta que ha motivado los ataques contra la embajada de EEUU en Egipto y en Libia

12.09.2012 | 20:30

Sam Bacile, el director de la película que se mofa del islam y motivó los ataques contra la embajada de EEUU en Egipto y el consulado de Bengasi, está escondido, dice hoy el diario The Wall Street Journal.

En declaraciones recogidas por ese diario, Bacile lamentó la muerte del embajador de EEUU en Libia, Chris Stevens y otros tres funcionarios durante un doble ataque en Bengasi, pero las atribuyó a la mala seguridad en esas legaciones.

Sam Bacile, de 56 años, e identificado como un judío israelí-estadounidense residente en California, agregó que el "islam es un cáncer" y que su objetivo es "luchar" contra las ideas de esa religión, que calificó de odiosa.

La película "La Inocencia de los Musulmanes", realizada con actores estadounidenses, caricaturiza al profeta Mahoma y retrata a los musulmanes como gente ignorante e inmoral.

Pero a juicio de su director, "se trata de una película política. No una película religiosa".

El filme fue estrenado el año pasado en un teatro de EEUU y desde el pasado mes de julio se pueden ver extractos del mismo en internet.

Según Bacile, el presupuesto fue de cinco millones de dólares, aportado por un centenar de contribuyentes judíos y contó con 60 actores.

Agregó que la película fue doblada al árabe por alguien que desconoce y afirmó que sabe lo suficiente de ese idioma para asegurar que la traducción es precisa y fiel al texto.

Tras difundirse ampliamente la grabación, este martes decenas de personas atacaron la embajada de EEUU en El Cairo y el consulado en Bengasi, en el este de Libia.

El doble ataque al consulado acabó con la muerte del embajador Stevens y de tres de empleados de la legación.

Además, este vídeo fue promocionado por Terry Jones, pastor de una iglesia de Florida en la que fue quemado un Corán, lo que en 2011 motivó varios ataques en Afganistán en los que murieron numerosos civiles y varios funcionarios de las Naciones Unidas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook