17 de septiembre de 2012
17.09.2012

Libia atribuye el asalto al Consulado de Estados Unidos en Bengasi a Al Qaeda

El Gobierno norteamericano mantiene su hipótesis de que el ataque fue "espontáneo" y ordena evacuar a todo el personal no esencial de sus embajadas en Sudán y Túnez

17.09.2012 | 02:00
La policía reduce a un manifestante en las protestas de París. / reuters

El presidente de Libia, Mohamed Magarief, anunció ayer la detención de medio centenar de personas presuntamente implicadas en el asalto del pasado martes al Consulado de EEUU en Bengasi, que se cobró la vida del embajador, Chris Stevens, y otros tres miembros del personal diplomático, y que las autoridades de Trípoli atribuyen a elementos "extranjeros" relacionados con Al Qaeda. El presidente libio dijo a la cadena estadounidense CBS que no todos los detenidos son de nacionalidad libia y que habían sido identificados previamente por las fuerzas de seguridad. Magarief defiende la teoría de que el ataque al consulado nada tuvo que ver con las protestas populares desencadenadas por la película Inocencia de los musulmanes. Tal como declaró a la emisora estadounidense NPR, "la idea de que este acto cobarde y criminal fue una protesta que se escapó de las manos es completamente infundada y ridícula".

"Creemos firmemente que se trató de un ataque calculado y planificado específicamente contra el Consulado, empleando a los manifestantes como tapadera", indicó. El presidente responsabilizó de la acción al grupo terrorista Ansar al Sharia (que ha negado toda implicación) y a "ciudadanos extranjeros relacionados con Al Qaeda".

En cambio, la embajadora de EEUU ante la ONU, Susan Rice, sostuvo ayer que el asalto no fue planeado sino producto de la protesta espontánea contra la película que se mofa de Mahoma. En una entrevista a ABC News, Rice explicó que, de acuerdo a la información recopilada por EEUU, todo empezó de manera espontánea a causa de los disturbios de los extremistas, que contaban con armas pesadas.

Los familiares y el personal no esencial de las embajadas norteamericanas en Túnez y Jartum (Sudán) recibieron la orden de abandonar las dependencias tras los ataques a sendos edificios y un aumento de las protestas anti estadounidenses en los últimos días, informó el Departamento de Estado.

El viernes, miles de manifestantes atacaron las embajadas de Alemania y Reino Unido en Jartum, e intentaron irrumpir en la estadounidense, en protesta por el vídeo.

De hecho, las autoridades alemanas han ordenado abandonar Sudán a parte de su personal diplomático y una portavoz de Exteriores informó de que se ha reforzado la seguridad para proteger la embajada.

La policía francesa arrestó a unas 150 personas que se manifestaban el pasado sábado frente a la embajada de EEUU en París contra el filme antiislámico que ha desatado una ola de protestas y violencia en el mundo árabe. Una gran parte de los concentrados iban ataviados con vestimenta salafista, según mostró la cadena gala BFM-TV. La policía precisó que la manifestación no contaba con permiso oficial y que se había organizado a través de las redes sociales. También en Bélgica se registraron protestas. Más de 120 personas fueron arrestadas el sábado por la policía después de que una marcha contra Inocencia de los musulmanes degenerara en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en Amberes. Los asistentes corearon proclamas contra EEUU y cánticos religiosos, y quemaron una bandera norteamericana, poco antes de que empezaran los enfrentamientos con los agentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook