19 de septiembre de 2012
19.09.2012

China protesta contra Japón y envía barcos a las islas en disputa

El aniversario de la invasión de Manchuria atiza aún más las tensiones por las Diaoyu

19.09.2012 | 02:00
Manifestación antijaponesa delante de la embajada de Pekín. / efe

Decenas de miles de personas salieron ayer a las calles en toda China para mostrar su rechazo a Japón, en una nueva oleada de manifestaciones antiniponas de los últimos días al cumplirse un aniversario sensible en plena disputa sobre la soberanía de las islas Diaoyu. Ayer se cumplían 81 años del incidente de Mukden, que dio pie a que Japón invadiera el territorio chino de Manchuria, un episodio que Pekín considera una afrenta y que desencadenaría una guerra entre los dos países que no concluyó hasta el fin de la II Guerra Mundial. La conmemoración de este aniversario se combinó con la escalada de tensión en la disputa por las Diaoyu para que los chinos volvieran a salir a la calle tras un fin de semana de grandes manifestaciones. La embajada de Japón en Pekín, punto neurálgico de las protestas, volvió a sufrir ataques con huevos y botellas.

La indignación de los chinos motivó que las concentraciones se extendieran por todo el país como en Shanghái o Chengdu. Numerosas firmas japonesas decidieron cerrar sus comercios, restaurantes e, incluso, parar la producción de sus fábricas en China. Es el caso de Panasonic, que confirmó haber recibido ataques en sus plantas de la ciudad costera de Qingdao o en Shuzou, o firmas de automoción como Honda o Toyota.

El sentimiento antinipón creció entre la población china cuando Japón anunció el miércoles la compra de tres de islotes del polémico archipiélago ubicado en la región Asia Pacífico. Pekín respondió con el envío de patrulleras a las islas, a las que a lo largo de los próximos días podrían sumarse hasta 2.000 pesqueros de esta nacionalidad. Japón, por su parte, anunció su decisión de incrementar el control en el archipiélago.

En medio del conflicto, el secretario de Defensa de EEUU, Leon Panetta, aterrizó el lunes en Pekín para reforzar los lazos militares bilaterales tras asegurar la neutralidad de Washington en el conflicto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook