20 de septiembre de 2012
20.09.2012

Caricaturas de Mahoma obligan a París a cerrar sus embajadas en 20 países

El Gobierno francés clausurará temporalmente centros culturales y escuelas en Túnez y Egipto para garantizar la seguridad de sus diplomáticos en previsión de violentas protestas

20.09.2012 | 02:00
Portada del último número de la revista francesa ´Charlie Hebdo´. / efe

La salida del último número del semanario satírico francés Charlie Hebdo forzó ayer al Gobierno de París a ordenar el cierre temporal de sus embajadas en una veintena de países musulmanes, en previsión de que las caricaturas de Mahoma que la revista publica desencadenen violentos disturbios de protesta.

Francia teme que los dibujos enciendan aún más los ánimos de los fieles islámicos, que llevan muchos días soliviantados por la mofa de su profeta que hace la película Inocencia de los musulmanes.

El Gobierno que preside el socialista Jean-Marc Ayrault anunció el cierre de legaciones, escuelas y centros culturales desde hoy y hasta el próximo lunes. De esa manera garantiza el derecho a la libertad de expresión y, a la vez, la seguridad de sus diplomáticos. Pero hay voces discrepantes: el ministro de Exteriores, Laurent Fabius, tachó de "poco inteligente" la decisión del semanario, porque "echa más leña al fuego". El Vaticano, a través de su diario oficial, L'Osservatore Romano, está de acuerdo.

Los rectores de la revista, sin embargo, no lo ven así. "Llevamos toda la semana hablando de las embajadas que han sido incendiadas por la difusión en internet de una película tonta. ¿No tenemos derecho a tratar eso en una revista de sátira política?", dijo a Efe su redactor jefe, Gérard Biard.

El 2 de noviembre de 2011, extremistas islámicos prendieron fuego a la redacción de Charlie Hebdo, que se había atrevido a sacar al profeta en portada y administrando justicia: "Cien latigazos si no te mueres de risa", rezaba el bocadillo atribuido a Mahoma.

La portada de ayer de Charlie Hebdo muestra a un musulmán en silla de ruedas empujado por un judío, bajo el título de Intocables. En páginas interiores, los dibujos son más fuertes y Mahoma aparece desnudo y en actitudes indecorosas.

Con todo, los responsables de la publicación niegan haber actuado por oportunismo: dicen que ni siquiera se plantearon aumentar la tirada de 75.000 ejemplares que ayer se agotó en los quioscos. Pero ya están pensando en sacar una segunda edición del número.

Críticas en Túnez y Egipto

El semanario ya ha recibido los primeros ataques: su página web fue pirateada y en la localidad de Sarcelles, en la periferia de París, donde viven muchos judíos, fue asaltada una tienda kosher. Además, una asociación ha cursado ya una denuncia contra el semanario por "incitación al odio".

Los Hermanos Musulmanes de Egipto condenaron la publicación de la revista por "deshonrar al profeta" y el partido islamista tunecino Al Nahda también las criticó, aunque llamó a la calma. Túnez y Egipto son dos de los países donde París cerrará hoy sus embajadas. La Casa Blanca no cuestionó "el derecho de que algo como eso sea publicado, sino el criterio detrás de la decisión de publicarlo".

El Gobierno ha reforzado la seguridad de las embajadas en países árabes donde se están registrando protestas y precisa que tomará "medidas adicionales" de seguridad si así lo piden los diplomáticos españoles. El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, recordó que los diplomáticos españoles en Siria y Yemen ya están "incrustados" en las delegaciones de la UE, lo que facilita su protección. En cuanto a otros países donde la tensión también ha crecido, como Kenia, Sudán, Libia o Egipto, el ministro precisó que el Ejecutivo está "a la espera" de saber si los diplomáticos desplazados allí necesitan "medidas adicionales de seguridad". Por ahora, no han solicitado un refuerzo de su seguridad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook