21 de septiembre de 2012
21.09.2012

EEUU y la UE extreman la seguridad de las embajadas por miedo a más ataques

"La autocensura es el principio del totalitarismo", sostiene el semanario francés 'Charlie Hebdo' . El Gobierno galo prohíbe protestas contra el vídeo y las viñetas sobre Mahoma

21.09.2012 | 02:00
Quema de una bandera de EEUU en las protestas en Lahore (Pakistán).

Las embajadas de EEUU y de la UE han extremado las medidas de seguridad por temor a que hoy se desencadene un nuevo viernes de la ira islámico, después de que el semanario satírico francés Charlie Hebdo publicara nuevas caricaturas del profeta Mahoma y de que la alemana Titanic anunciase ayer que hará lo propio en octubre. El pasado viernes, día de oración comunitaria, al menos siete personas murieron y varias más resultaron heridas en una serie de disturbios en Túnez, Sudán, Egipto, Yemen y Líbano en protesta por la difusión de un vídeo sobre Mahoma considerado blasfemo por los islámicos.

Esta semana, las protestas se han extendido por Asia (Washington cerró también sus embajadas en Indonesia), de manera que la indignación de los extremistas islámicos por ser blancos del humor occidental ha convertido el mundo musulmán en una bomba que puede estallarle bajo los pies a Occidente en cualquiera de los lugares donde sus intereses están representados.

Francia, que el miércoles ordenó el cierre de una veintena de embajadas por miedo a represalias, se planteó ayer que el cierre, que debería finalizar este fin de semana, se prolongue la próxima. El semanario Charlie Hebdo, que publicó el miércoles una serie de viñetas alusivas a la indignación islámica por el vídeo Inocencia de los musulmanes, agotó una edición de 75.000 ejemplares en horas y hoy lanzará otra de igual tamaño.

"Hemos hecho lo que hacemos todas las semanas: comentar la actualidad de un tráiler de una película imbécil distribuida por internet que había generado manifestaciones y atentados con muertos", explicó ayer al diario El País el redactor jefe del semanario, Gérard Biard. "La autocensura es el principio del totalitarismo. No podemos ceder a la violencia", sentenció.

La revista manifiesta comprender que Francia adopte medidas de protección sobre sus intereses, pero no admite las críticas de ministros como el de Exteriores, Laurent Fabius, quien calificó de "poco inteligente" la decisión de Charlie Hebdo. Sin embargo, otros miembros del Ejecutivo han tenido una actitud menos pusilánime. Así, el ministro del Interior, Manuel Valls, quien apoyó explícitamente a la publicación, prohibió ayer varias manifestaciones islámicas contra el vídeo y las viñetas irónicas. La prefectura de París rechazó la petición de un particular que quería organizar una protesta ante la Gran Mezquita de la capital, y lo mismo sucedió en otras ciudades, mientras en Facebook y Twitter se suceden las llamadas a salir a la calle con el lema No toquéis a nuestro Profeta.

El ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, subrayó ayer que las embajadas españolas en los países musulmanes tienen orden de ser "extremadamente prudentes" hoy, viernes, porque la situación es "explosiva" y "puede haber un ataque contra cualquier interés occidental". García Margallo, en su comparecencia en la Comisión de Exteriores del Congreso, expuso que las embajadas del resto de países occidentales también han incrementado sus medidas de seguridad ante el riesgo de incidentes en el día sagrado de oración. "Los viernes siempre son un día complicado y mucho más cuando se ha producido una nueva agresión a los símbolos religioso" del Islam, señaló el ministro, que calificó de "ocurrencia" la publicación de las caricaturas. Margallo reveló que Exteriores ha creado un grupo de trabajo junto con Interior y ha recomendado a las embajadas que incrementen su seguridad y que soliciten, si es necesario, medidas adicionales de protección.

Desde Bruselas, el representante de la UE para el sur del Mediterráneo, el español Bernardino León, sostuvo que la libertad de expresión debe ejercerse "con sentido de la responsabilidad", en una crítica implícita a Charlie Hebdo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook