24 de septiembre de 2012
24.09.2012

Libia disuelve las milicias armadas tras los asaltos a sus bases en Bengasi

La decisión del Consejo Nacional llega tras la protesta ciudadana por las armas en las calles

24.09.2012 | 02:00
Los representantes de los grupos opositores al régimen, reunidos ayer en Damasco. / efe

El presidente del Consejo General Nacional libio, Mohamad El Meguerif, dio ayer 48 horas de plazo a las milicias no asociadas a las fuerzas regulares para que abandonen los cuarteles, edificios estatales y propiedades del antiguo régimen y se disuelvan. El ultimátum se produce dos días después de que miles de personas se manifestaran en Bengasi, segunda ciudad y capital económica del país, en contra de la presencia de armas en las calles y en favor del fortalecimiento de las fuerzas de Seguridad del estado.

Varios grupos asaltaron los acuartelamientos de las milicias radicales Mártires de Abu Salim y Ansar al Sharia (Defensores de la Ley Islámica) y la comisaría en la que tenía su centro operativo la milicia Zalz. Los atacantes se hicieron con el puesto de control que hombres armados de Ansar al Sharia mantenían en el Hospital Al Yalaa. Al menos once personas murieron y 70 resultaron heridas cuando los milicianos abrieron fuego contra los asaltantes.

El Meguerif aseguró que el objetivo es lograr que se desarmen todos aquellos grupos que actúan de forma autónoma desde que en septiembre de 2011 triunfara el alzamiento popular contra el asesinado dictador Muamar Gadafi. "Hemos decidido disolver todas las brigadas y grupos armados que no están bajo la autoridad del Estado y crear un centro de operaciones en Bengasi para reagrupar a las fuerzas armadas, las fuerzas del ministerio de Interior y las brigadas que dependan del de Defensa", explicó Al Meguerif.

El jefe del Estado Mayor, general Yusef al Menguch, avisó de que quienes estén dispuestos a alistarse deberán hacerlo "a título personal, y no como grupo". Además, advirtió que las tropas están preparadas para usar la fuerza contra quien no acate la nueva normativa.

A Ansar al Sharia, de ideología islamista radical, se le atribuye el asalto del consulado de EEUU en Bengasi, en el que murió el embajador norteamericano en Libia, Chris Stevens, y tres compatriotas.

Una veintena de organizaciones de la oposición interna siria se reunieron ayer en Damasco para "preparar un traspaso democrático del poder en Siria", realtó a Efe un dirigente del Consejo de Coordinación Nacional. Jalaf Dahud precisó que participan en el encuentro 22 grupos, entre los que figura el CCN, principal organización opositora interna, y unas 250 personalidades, además de representantes de Rusia, China, Irán y Argelia. Durante la reunión se aprobó un documento base de las acciones de la oposición dentro de Siria en la etapa transitoria hasta la caída del régimen del presidente Al Asad, que contempla una "resistencia no violenta para conseguir los objetivos de la revolución". El comunicado destaca que "la militarización de la revolución (armando a los civiles) es un peligro tanto para la revolución como para la sociedad". Por ello, ven "al Ejército Libre Sirio como un fenómeno que emergió del rechazo de los soldados a matar a sus compatriotas que protestaban pacíficamente". Mientras, los bombardeos del ejército continuaron en los suburbios de Damasco, según la oposición, que también denunció ataques en otras provincias. Los activistas denuncian que las tropas bombardearon con proyectiles de mortero barrios residenciales y el hallazgo de tres cadáveres maniatados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook