El Gobierno israelí ha expresado sus reservas a la reciente decisión de España de abrir un consulado honorario en Gaza, territorio controlado por Hamás, considerada una "organización terrorista" por Estados Unidos y la Unión Europea, que no mantienen contactos formales con este movimiento islamista. "Nos parece difícil abrir un consulado honorario en Gaza sin tener contacto con Hamás", explicaron a Europa Press fuentes diplomáticas israelíes. La pregunta que se hacen estas fuentes es a quién elegirá España como cónsul honorario en la Franja, puesto que en este territorio "no se puede encontrar a ninguna persona que no tenga vínculos con Hamás". El Boletín Oficial del Estado publicó el pasado 1 de marzo la orden del Ministerio español de Asuntos Exteriores y de Cooperación por la que se crea una Oficina Consular Honoraria de España en la ciudad de Gaza.

Un portavoz del departamento que dirige José Manuel García-Margallo aclaró que la apertura de esta oficina responde a la voluntad del Gobierno de "mejorar la asistencia consular" del medio centenar de españoles presentes en Gaza, en su mayoría cooperantes y periodistas. Tras subrayar que la acreditación pertinente del cónsul honorario se solicita a la Autoridad Palestina, no a Hamás, el portavoz aseguró que la decisión de abrir la oficina "no tiene dimensión política ni simbolismo alguno". Los cónsules honorarios no son funcionarios del Estado, aunque pueden realizar funciones consulares en nombre de España, eso sí, siempre por delegación. Son ciudadanos españoles o de otra nacionalidad con una vinculación especial con nuestro país y con contactos con las autoridades de la zona en la que operan.