30 de diciembre de 2013
30.12.2013

Una 'viuda negra' mata a dieciséis personas en una estación de tren rusa

Fue entrenada junto a Naida Asiyalova, que en octubre se inmoló en la misma ciudad, Volgogrado

30.12.2013 | 00:00
Investigadores rusos trabajan en la zona del atentado junto al cadáver de una de las víctimas. / reuters

Oksana Aslanova detonó un artefacto con una potencia equivalente a diez kilos de trilita

Un atentado cometido por una terrorista suicida se cobró ayer la vida de al menos dieciséis personas en una estación de tren de la ciudad rusa de Volgogrado y lanzó una seria advertencia al Kremlin con vistas a los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, que empezarán el 7 de febrero. Además, resultaron heridas más de treinta personas, nueve de ellas de gravedad, que hacían cola en la puerta del edificio de la estación de la antigua Stalingrado, por lo que no se descarta que el número de víctimas mortales aumente en las próximas horas.

La explosión tuvo lugar en torno a las once de la mañana (hora peninsular) cuando la terrorista se vio obligada a pasar por el detector de metales instalado a la entrada de la estación Volgogrado-1. "Al ver a agentes de la policía frente al detector de metales, la suicida detonó el explosivo sin llegar a entrar en el edificio de la estación", dijo Vladimir Markin, portavoz del Comité de Instrucción (CI) de Rusia, citado por las agencias locales.

Según el CI, el equipo de seguridad instalado desde el atentado suicida contra el aeropuerto moscovita de Domodedovo en enero de 2011 impidió que la terrorista llegara a la sala central, lo que evitó que el número de muertos fuera aún mayor. "Como resultado de la reacción de los policías que sospecharon de una mujer en la entrada de la estación de Volgogrado y de que uno de ellos se acercó a la supuesta suicida, ésta detonó el explosivo, lo que permitió salvar muchas vidas", según un portavoz de del Interior.

De hecho, uno de los policías que vigilaba que todos los viajeros pasaran por el detector murió como resultado de la explosión y otros seis agentes resultaron heridos. El artefacto explosivo tenía una potencia equivalente a 10 kilos de trilita, por lo que, según las fuerzas de seguridad, si la terrorista hubiera accedido a la estación podría haber causado una auténtica carnicería humana.

El CI ordenó de inmediato el examen genético de los restos de la suicida para identificarla y, horas después, medios rusos informaron de que la terrorista era Oksana Aslanova, integrante de un grupo armado de la república rusa de Daguestán. Aslanova formaba parte del grupo denominado Viudas negras, esposas de líderes milicianos del Cáucaso Norte fallecidos en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad de Moscú.

Según fuentes de la cadena LifeNews, Aslanova había estado casada con dos de estos terroristas, ambos ya muertos, y recibió entrenamiento en la colocación y uso de explosivos junto a Naida Asiyalova, quien el pasado mes de octubre se inmoló en otro atentado también perpetrado en Volgogrado que dejó un saldo de al menos seis muertos y treinta heridos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine