14 de enero de 2015
14.01.2015
Lucha contra el terrorismo

Alemania retirará el carné de identidad a los islamistas

El Gobierno aprueba una reforma legal que contempla esta medida para evitar que puedan viajar a Siria o Irak

14.01.2015 | 12:50

El Consejo de ministros alemán aprobó hoy una reforma legal que permitirá retirar el carné de identidad a musulmanes radicalizados y evitar que puedan viajar a Siria o Irak para combatir con grupos islamistas.

El Ejecutivo alemán explicó en un comunicado que el cambio, incluido en un proyecto de ley que pasará ahora al Bundestag (Cámara baja), es "un importante instrumento del estado de Derecho en la lucha contra la radicalización".

"Deben evitarse de forma eficaz y sostenible los viajes de personas que ponen en peligro la seguridad interior y exterior de Alemania", argumenta la nota.

La reforma complementa la ya contemplada retirada del pasaporte y cierra así el agujero legal que permitía a islamistas alemanes llegar a Siria e Irak a través de terceros países, ya fuesen miembros del espacio Schengen o de Turquía, a donde los europeos pueden también viajar solamente con su carné de identidad.

El proyecto de ley sienta la base legal para la denegación y retirada del documento de identidad e introduce un sustituto que impide salir de Alemania.

El Gobierno alemán recordó que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución el pasado septiembre instando a todos los estados a tratar de evitar los movimientos de terroristas y grupos terroristas.

Las autoridades alemanas estiman que desde 2012 alrededor de 550 islamistas han abandonado su país rumbo a Siria y tienen abiertas diligencias contra más de 200 presuntos activistas del Estado Islámico (EI) en el país.

El pasado septiembre el Ministerio de Interior prohibió con efectos inmediatos las actividades del EI, lo que convirtió en delito la exhibición de sus símbolos y distintivos, la recogida de fondos para la organización yihadista o el proselitismo en internet.

La decisión fue adoptada después de comprobar la "agresiva" propaganda que hacía la organización de sus actividades también en alemán y la radicalización de sectores islamistas dentro del país.

La Unión Europea (UE) calcula que más de 3.000 de los cerca de 10.000 combatientes extranjeros que luchan en Siria e Irak proceden de Europa.

De estos, la mayoría son oriundos de países árabes, aunque residían principalmente de Francia, Alemania, Bélgica, Reino Unido, Holanda, Suecia y los Balcanes occidentales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook