27 de mayo de 2015
27.05.2015

Milicias chiíes encabezan una ofensiva iraquí para tomar Ramadi al yihadismo

Bagdad considera "inminente" la recuperación de la capital de Al Anbar, en la que también participan grupos tribales suníes y fuerzas regulares

27.05.2015 | 00:37
Milicianos chiíes ayudan a uno de los suyos, alcanzado por disparos del Estado Islámico, ayer, en Al Anbar.

Unos 50.000 combatientes chiíes de las milicias conocidas como Multitud Popular encabezaron ayer la magna ofensiva lanzada por Irak para arrebatar a los yihadistas del Estado Islámico (EI) la provincia de Al Anbar y su capital, Ramadi, cuya liberación, según optimistas afirmaciones del primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, "será inminente". La ofensiva ha sido lanzada, además de por las milicias chiíes, por grupos tribales suníes y por fuerzas militares y policiales iraquíes.

Ramadi le fue arrebatada al Ejército iraquí por los yihadistas hace diez días, el pasado día 17, en una operación relámpago que puso en precipitada fuga a los soldados iraquíes. Una fuente de la seguridad de Irak explicó a Efe que algunas tropas iraquíes ya se encuentran en el interior de la ciudad y que han conseguido llegar hasta los edificios de la Universidad de Al Anbar, en el sur de la localidad, donde se han hecho con el control de varias zonas del complejo.

En los días previos a la ofensiva de ayer, fuerzas antiterroristas se infiltraron en la localidad para apoyar las operaciones desde el interior. En la lucha por Ramadi, las tropas y los milicianos cuentan con el apoyo de la aviación de la coalición internacional liderada por EEUU y de los aviones del Ejército iraquí, que llevan bombardeando desde el lunes posiciones yihadistas. Al menos 31 combatientes del EI han perdido la vida en estas operaciones previas.

Según el Ministerio de Defensa, al menos 17 extremistas murieron en un bombardeo contra "un importante centro de comunicaciones". Otros doce fallecieron en un ataque de la aviación iraquí que tuvo como blanco varias sedes de los terroristas ubicadas en almacenes situados en la zona de Al Hasiba, al este de Ramadi. Asimismo, una fuente de seguridad indicó que 13 hombres armados del EI, entre ellos un francotirador, perecieron en ataques con proyectiles lanzados por Irak contra la zona de Harariat.

Con respecto al avance del resto de fuerzas hacia Ramadi, el portavoz de Multitud Popular, Ahmed al Asadi, afirmó que se produce desde tres ejes y, al igual que el primer ministro, sostuvo que la operación llevará "poco tiempo".

Las tropas iraquíes se dirigen hacia la capital provincial desde el oeste, el este y el sur de Al Anbar, precisó Al Asadi, quien añadió que con esta estrategia se ha logrado cortar las líneas de abastecimiento del EI. Poco después del inicio de la ofensiva, el Gobierno anunció progresos de varios kilómetros en los frentes sur y norte. El Ministerio iraquí de Defensa calificó estos avances de "grandes operaciones" del Ejército y de las milicias chiíes, sin mencionar a los grupos tribales suníes.

La caída de Ramadi, capital de la mayor provincia del país, supuso un duro revés para el Gobierno de Bagdad, al que pilló por sorpresa mientras se concentraba en los preparativos para liberar la ciudad de Mosul, principal feudo yihadista en Irak.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook