Al menos 282.283 personas han muerto, de las que 81.436 eran civiles, desde el inicio de la guerra civil en Siria en marzo de 2011, según datos del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.