EEUU expresó ayer su preocupación por el pacto de Gobierno anunciado el miércoles por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que da poder a "la coalición más derechista en la historia de Israel", según el departamento de Estado. El pacto incorporó al Ejecutivo a la formación nacionalista Israel Beitenu.