El exdictador de Chad Hissène Habré fue condenado ayer a cadena perpetua tras ser declarado culpable de crímenes contra la Humanidad por ordenar decenas de miles de asesinatos políticos y torturas durante su mandato (1982-1990). Además, se le condenó por tortura, violación, tratamiento inhumano, esclavitud forzada y ejecución sumaria, pero fue absuelto del cargo de crímenes de guerra, según APS. El veredicto fue dictado por un tribunal especial creado por la Unión Africana en Senegal.