El presidente de Irán, Hasan Rohaní, acusó ayer ante la Asamblea General de la ONU a Arabia Saudí de difundir una "ideología del odio" y a EEUU de incumplir el acuerdo nuclear firmado por su país con las potencias internacionales en 2015, por mantener trabas bancarias pese al levantamiento de las sanciones económicas.El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, tachó a la ONU de "farsa moral".