La confusión política sigue subiendo enteros en Venezuela. Ayer se anunció un proceso de negociación entre el gobierno chavista y la oposición. El Parlamento, dominado por los antichavistas, decidió abrir un proceso político al presidente Maduro para dilucidar su grado de responsabilidad en la "ruptura del hilo constitucional", esto es en la suspensión del proceso revocatorio destinado a desposeer de su cargo al jefe de Estado.

La apertura de un proceso negociador fue anunciada a última hora del lunes por el enviado del papa Francisco a Venezuela, monseñor Emil Paul Tscherrig, quien precisó que las conversaciones entre el Gobierno y la Mesa de la Unidad Democrática comenzarán el próximo domingo en la isla Margarita. En el proceso que ha conducido a este acuerdo participó el expresidente español Zapatero. El dirigente opositor Henrique Capriles negó que se haya iniciado un proceso de diálogo político.