Las UE y el eje francoalemán respiraron ayer con alivio por la derrota del ultraderechista Geert Wilders en las elecciones holandesas del miércoles, en las que se impuso el premier saliente, el liberal Mark Rutte. El VVD de Rutte, que paga cuatro años de austeridad y baja 8 escaños, consiguió 33 de los 150 diputados gracias a un 21,3% de apoyo (26,5% en 2012). El PVV de Wilders (20 escaños, 13,1%) tuvo que conformarse con el segundo lugar pese a ganar 5 actas y subir 3 puntos, bastante menos de lo que le daban los sondeos.

El presidente de la Comisión Europea, el luxemburgués Jean-Claude Juncker, fue el primero en felicitar a Rutte por un triunfo electoral "contra los extremistas" y por Europa. La canciller Merkel expresó su gozo por la "elevada participación", que ha dado un "resultado proeuropeo" y "un buen día para la democracia". El presidente francés, François Hollande, felicitó a Rutte por su "clara victoria contra el extremismo". Para Hollande, "los valores de apertura, de respeto a los demás y de fe en el futuro de Europa son la única respuesta verdadera a las pulsiones nacionalistas y de repliegue que sacuden el mundo".

Menos satisfacción se respiraba en la ultraderecha europea. Quienes peor lo encajaron fueron los alemanes de la AfD, quienes mostraron su "decepción" por una derrota que atribuyeron a que Wilders tal vez no haya empleado el tono correcto. "La gente quiere oír palabras claras pero le entra miedo cuando suenan duras", declaró su copresidenta, Frauke Petry. En Francia, el FN estimó que el ascenso del PVV es un "éxito" que ilustra la pujanza de los "patriotas" y auguró que ganará a la próxima.

Las encuestas a pie de urna se aproximaron mucho al resultado final, que deja un panorama en el que Rutte, que gobernaba en coalición con los socialdemócratas del PvdA, tendrá que buscar una coalición con otros tres partidos. Hay dos candidatos claros, los democristianos de la CDA (19 escaños, 12,5% del voto) y los socioliberales de D66 (19 diputados, 12% de apoyo). Aún le faltarán cinco diputados, que podrían ser los de la derechista Unión Cristiana (CA). En cuanto a los socialdemócratas, las encuestas clavaron su debacle: pasan de 38 a 9 diputados. Mejor se comporta el izquierdista Partido Socialista (baja de 15 a 14) y los verdes de GroenLinks, que suben de 4 a 16.

Turquía, envuelta desde el sábado en una grave crisis diplomática con Holanda, se atribuyó el mérito de la derrota del islamófobo Wilders, aunque estos días insto a no votar al premier Rutte. El presidente Erdogan, cada día más próximo a la ruptura con la UE, acusó a Europa de emprender "una cruzada" contra el islam y su ministro de Exteriores pronosticó que el continente será pronto escenario de "guerras de religión".