Martin McGuinness, viceministro principal de Irlanda del Norte hasta el pasado enero y antiguo comandante del Ejército Republicano Irlandés (IRA), murió ayer a los 66 años víctima de amiloidosis cardiaca, una grave enfermedad degenerativa. McGuinness fue, en unión del líder del Sinn Fein -antiguo brazo político del IRA-, Gerry Adams, el principal impulsor desde el bando católico de los acuerdos de Viernes Santo de 1998 que abrieron el camino a la paz en el Ulster.

Este hecho convirtió ayer su óbito en un escenario al que llegaron condolencias desde todas las esquinas del tablero político británico, sin excluir a la reina Isabel II. La primera ministra, Theresa May; el ex primer ministro Tony Blair, que gobernaba Reino Unido cuando se firmó la paz; y el líder laborista, Jeremy Corbyn, figuran entre los dolientes. McGuinness dejó su cargo en el Ejecutivo de poder compartido norirlandés el pasado enero.