El Comité Judicial del Senado de EEUU aprobó ayer la candidatura del juez Neil Gorsuch para un puesto vitalicio en el Tribunal Supremo, por un estrecho margen de 11 a 9. Gorsuch está aún muy lejos de los 60 apoyos que necesita en el Pleno, su batalla definitiva, ya que sólo tiene 55 respaldos, los 52 republicanos y tres demócratas.