03 de junio de 2017
03.06.2017

El mundo condena a Trump

La UE y China seguirán la lucha contra el calentamiento "con o sin EEUU" - May expresa su decepción mientras Putin bromea n Ciudades y estados norteamericanos se rebelan

03.06.2017 | 01:19
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el primer ministro chino, Li Keqiang, durante la cumbre bilateral de ayer en Bruselas.

Una condena mundial casi generalizada acogió ayer la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de retirar a su país del Acuerdo de París de 2015 contra el calentamiento global.

La única excepción notable fue la del presidente ruso, Vladímir Putin, quien echó un cable a Trump al afirmar que la firma del acuerdo fue decisión del presidente Obama y, además, bromeó explicando que desde ahora los rusos podrán echarle a EEUU la culpa del extremado clima ruso. " Don't worry, be happy" fue su festiva conclusión.

Incluso la primera ministra británica, Theresa May, principal aliada de EEUU, mostró su decepción. En la UE fueron la canciller alemana, Angela Merkel; el presidente francés, Emmanuel Macron, y el presidente del Consejo italiano, Paolo Gentiloni, quienes encabezaron las condenas.

En Bruselas, la cúpula comunitaria, que se reunió ayer con el primer ministro de China, Li Keqiang, cerró filas con Pekín en la voluntad de seguir luchando contra el calentamiento global "con o sin Estados Unidos", palabras del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en rueda de prensa conjunta con el premier chino y con el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker.

"Mientras China y la Unión Europea se comprometen con las futuras generaciones, Estados Unidos comete un error histórico", añadió Donald Tusk.

Merkel, cuyas relaciones son muy tensas con Trump desde sus choques de la pasada semana y principios de esta, expresó en tono serio su opinión de que "es una decisión muy lamentable" y añadió: "Lo expreso de manera muy contenida". Como es habitual en ella, Merkel se mostró enemiga de estridencias, pero dispuesta a dejar claro su mensaje: Alemania, Europa y el mundo están "más determinados que nunca" a luchar contra el calentamiento global en el planeta.

Por su parte, Macron fue terminante: "No hay plan B porque no hay planeta B". De este modo, el presidente francés mostraba su oposición a la voluntad apuntada por Trump el jueves de renegociar el Acuerdo de París, firmado en 2015 por casi dos centenares de países y que pretende conseguir que la temperatura media del planeta sólo haya subido dos grados a finales de este siglo respecto a la que se le atribuye en la era preindustrial.

En todo caso, la salida de Estados Unidos del acuerdo contra el cambio climático no podrá materializarse hasta dentro de casi cuatro años, el 4 de noviembre de 2020, un día después de las próximas elecciones presidenciales americanas, según consta en las normas que rigen el pacto, aunque, claro está, pueden ser incumplidas por Washington cuando quiera. Cabe, pues, la posibilidad de que se llegue a ese abandono bajo un presidente distinto a Trump.

De momento, grandes ciudades (Nueva York, Los Ángeles, Chicago) y numerosos estados (Hawái, Minesota, Washington, California, Alaska, Arkansas, Arizona, Kansas, Colorado, Maine, Carolina del Norte, Connecticut y Nueva York, entre otros) han declarado su rebeldía frente a la decisión de Trump y su voluntad de que sus políticas energéticas cumplan con París.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine