05 de junio de 2017
05.06.2017
Tercer atentado en Gran Bretaña en menos de tres meses

"Es difícil mantener la tranquilidad de la familia"

El ourensano José Antonio Álvarez y el lucense Óscar Rivero relatan cómo afrontan la ola de ataques terroristas desde la capital inglesa

05.06.2017 | 00:46
Residentes en Londres siguen las instrucciones policiales con los brazos en alto tras los ataques.

Angustia e intranquilidad entre los gallegos residentes en la City ante la oleada de ataques terroristas que sufre el país. El ourensano José Antonio Álvarez Senra y el lucense Óscar Rivero relatan cómo vivieron el atentado de Londres del pasado sábado.

José Antonio, un ourensano de 31 años, sufre en los últimos meses la tensión que experimenta Londres, la ciudad en la que vive desde hace 5 años, tras los atentados de Westminster en marzo y el del sábado en el puente de Londres.

"Tras dos atentados es difícil sobre todo mantener la tranquilidad de la familia", máxime cuando está lejos, explica. Por eso lo primero que hizo cuando fue consciente del atentado y su magnitud fue avisar a su familia de que se encontraba bien a través de las redes sociales y mensajes. "Londres es una ciudad muy grande, pero dile a una madre que no se ponga en lo peor cuando escucha estas noticias".

José Antonio volvía con su pareja y su familia de Brighton en un tren que terminaba en London Bridge, pero finalmente se cambiaron a otro convoy en East Croydon. "Enseguida vimos mucha policía y helicópteros" pero en un primer momento "pensamos que estarían cortando el tráfico por obras o algún evento".

Sin embargo la realidad que se encontraron era bien diferente. "Nada más bajar del tren recibimos notificaciones de la BBC sobre el atentado" y decidieron cumplir con las recomendaciones de seguridad e ir directamente a su domicilio.

Ayer tocaba enfrentarse a la realidad. Él y los suyos han decidido aplicar la normalidad dentro de lo posible, pero notando de cerca como se ha intensificado todavía más la presencia policial. "Se nota que mucha gente ha decidido quedarse en casa y no venir al centro", explica. Así, lugares como el mercado Columbia Road "que siempre está abarrotado está hoy muy tranquilo, con poca gente, al igual que Regent's Park".

Por su parte, Óscar Rivero, un lucense de San Cibrao, trabajador en el restaurante del Centro Galego Social Club de Londres, apuntaba ayer que la situación que se vive en la capital británica es "incómoda" debido al goteo de atentados en la isla británica. "Tengo dos hijos y temo que algún día pase algo en el transporte o en un evento como sucedió en Manchester", explicó.

En la noche del sábado cuando tuvo lugar el atentado en el London Bridge, se encontraba trabajando en el restaurante gallego. Allí, llegaron las primeras alertas por parte de los clientes, aunque los datos no eran demasiados ya que, según se quejó, "los medios aquí tardaron en sacar la noticia". Sobre los detalles del atentado, se enteró ayer leyendo la prensa española.

Rivero añadió que el Centro Galego -donde trabaja desde hace diez años- se encuentra en el norte de Londres, lejos de la zona del último atentado. "El sábado estaba aquí pero la semana pasada estuvimos en el mismo sitio (London Bridge). Cualquiera puede pasar por ahí", señaló.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine