La inteligencia militar rusa (GRU) lanzó al menos un ciberataque contra uno de los suministradores de software para las elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre, según un documento de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) fechado el 5 de mayo y publicado este lunes por el medio digital The Intercepter.

Además, según la misma fuente, envió correos infectados a un centenar de funcionarios electorales de todo el país pocos días antes de los comicios, con la intención de hacerse con sus contraseñas. El informe de la NSA es el más detallado de los que la inteligencia de EEUU ha producido hasta ahora sobre la llamada trama rusa, la interferencia de Moscú en las elecciones con el propósito de favorecer al candidato republicano, Donald Trump.

Reality Leigh Winner, de 25 años, analista de una subcontrata de la NSA fue detenida el domingo acusada de filtrar el documento. El lunes, un tribunal federal decretó su imputación por revelación de documentos condifenciales.