El presidente de EEUU, Donald Trump, negó ayer que él posea cintas o que grabara sus conversaciones con el exdirector del FBI James Comey. "No tengo ni idea de si hay 'cintas' o grabaciones de mis conversaciones con James Comey, pero yo no hice, y no tengo ningún tipo de grabaciones", escribió el magnate en Twitter.

Fue el propio Trump quien insinuó hace semanas la posibilidad de la existencia de grabaciones de sus conversaciones con Comey, a quien despidió a cajas destempladas en mayo. "Más le vale que no haya 'cintas' de nuestras conversaciones antes de que él empiece a filtrar a la prensa", le amenazó el día 12 de ese mes. Por otra parte, la revista Time informó ayer de que el ciberataque a las bases de datos de las elecciones presidenciales fue más grave de lo que se informó inicialmente, ya que se consiguió alterar la información del voto y obtener datos confidenciales de miles de votantes, informa Efe.

En uno de los casos, los investigadores descubrieron que una base de datos de votantes de un condado fue manipulada, aunque las alteraciones fueron descubiertas y corregidas, según revelaron a esa revista fuentes oficiales, que sin embargo no pudieron identificar si los hackers eran agentes rusos.