04 de septiembre de 2017
04.09.2017

Corea del Norte enciende todas las alarmas con su sexta prueba nuclear

Pyongyang asegura haber probado con éxito una bomba de hidrógeno y el Pentágono lo amenaza con "una aplastante respuesta militar"

04.09.2017 | 01:02
Kim Jong-un, rodeado de técnicos norcoreanos, sonríe ante una versión de la bomba H preparada para ser instalada en un misil intercontinental.

Corea del Norte encendió ayer todas las alarmas con su sexta prueba atómica. El régimen de los Kim afirmó haber probado con éxito una bomba de hidrógeno (bomba H), de una potencia estimada de 100 kilotones. De ser cierto, se trataría de su segundo ensayo termonuclear, después del anunciado en enero de 2016, cuya explosión, sin embargo, fue diez veces inferior.

Con su habitual grandilocuencia, Pyongyang proclamó que el artefacto, de "un poder sin precedentes", fue probado con "total éxito" y puede ser instalado en uno de sus misiles balísticos intercontinentales.

No hay duda de que se trata de su bomba atómica más potente hasta la fecha, y aunque algunos expertos creen que la potencia de una bomba H debería ser muy superior a los 100 kilotones, el ensayo indica un importante progreso en el programa atómico de la dictadura estalinista, que ha probado una decena de misiles balísticos desde inicios de año, dos de ellos intercontinentales.

La intensificación de las pruebas armamentísticas norcoreanas ha coincidido con la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, quien en su inicial reacción al ensayo -el primero que se realiza bajo su mandato- escribió una tanda de tuits denunciando la "hostilidad" y "peligrosidad" de las acciones de Pyongyang "para Estados Unidos". El magnate añadió que el régimen estalinista "se ha convertido en una amenaza y una vergüenza para China, quien trata de ayudar, pero con poco éxito". Y culminó: "(Los norcoreanos) ¡sólo entienden una cosa!".

De hecho, el jefe del Pentágono, James Mattis, amenazó con una "aplastante respuesta militar" ante "cualquier amenaza a Estados Unidos, sus territorios, incluido Guam, o nuestros aliados".

La prueba fue condenada unánimemente, pero mientras Reino Unido pedía "acciones más duras" y Corea del Sur "las sanciones más graves posibles", Rusia y el aliado chino agregaron a su condena una petición expresa a Kim Jong-un para que vuelva "de forma real al camino del diálogo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook