04 de septiembre de 2017
04.09.2017

May estaría dispuesta a pagar hasta 54.000 millones por salir de la UE

Londres cree "ridículas" las críticas del bloque comunitario a la postura negociadora británica

04.09.2017 | 01:02

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, estaría dispuesta a abonar una factura de hasta 50.000 millones de libras (54.500 millones de euros) a la UE por los compromisos adquiridos antes de decidir abandonar el bloque comunitario, reveló ayer el diario The Sunday Times. Según esta fuente, el Gobierno británico pagaría entre 7.000 y 17.000 millones de libras anuales (de 7.630 a 18.530 millones) a Bruselas durante tres años, a fin de terminar los pagos antes de las próximas elecciones británicas, previstas para 2022.

El negociador jefe de la UE para el Brexit, Michel Barnier, lamentó esta semana la falta de claridad de Londres en aspectos clave del diálogo, como su disposición a hacer frente a los compromisos ya adquiridos en el presupuesto comunitario.

Según una fuente cercana a la primera ministra citada por The Sunday Times, May pondrá una primera oferta económica sobre la mesa en Bruselas en octubre, después del congreso del Partido Conservador, para evitar críticas del ala más euroescéptica de su formación en ese foro.

Anticipadas

La líder conservadora espera recuperar peso político en el congreso tory, tras haber quedado debilitada en las elecciones anticipadas del pasado junio, en las que perdió la mayoría absoluta parlamentaria.

Entre tanto, el ministro británico para el Brexit, David Davis, tachó ayer de "ridícula" la posición de Bruselas en las negociaciones para determinar las condiciones de salida del Reino Unido de la UE.

Davis lamentó en una entrevista con la BBC que Barnier afirmara esta semana en rueda de prensa que en la tercera ronda de diálogo sobre el Brexit no se avanzó en aspectos clave, y aseguró que Bruselas quiere "poner presión" sobre Londres.

"Francamente, creo que resultó un poco ridículo, porque sencillamente habíamos logrado cosas", dijo el ministro británico, que puntualizó que no hacía referencia a Barnier personalmente sino a la postura de la Comisión Europea (CE), que le parece "ridícula".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook