22 de septiembre de 2017
22.09.2017

Irán lanza una ofensiva en defensa del acuerdo nuclear tras las duras amenazas de Trump

El presidente de Estados Unidos afirma haber tomado ya una decisión sobre el pacto pero se niega a revelársela incluso a May

22.09.2017 | 01:58
Rohaní, ayer, en Teherán, en una intervención crítica con Trump.

Irán está lanzando una ofensiva diplomática en defensa del acuerdo nuclear alcanzado en 2015 con la comunidad internacional, aprovechando la estancia de su presidente, Hasan Rohaní, y su ministro de Asuntos Exteriores, Mohamad Yavad Zari, en Nueva York con motivo de la Asamblea General de la ONU. Teherán responde de esta manera a la elevación del tono de las amenazas del presidente de EEUU, Donald Trump, que el martes incluyó al régimen de los ayatolás en su renovado "eje del mal" en compañía de Corea, Venezuela y Cuba.

El miércoles, Trump, que lleva meses anunciando su voluntad de denunciar el pacto, añadió el misterio a la amenaza al asegurar que ya tiene decidido qué hará con la participación de EEUU en el pacto, aunque se reservó el momento de anunciar su nueva postura. Ni siquiera la que pasa por ser su principal aliada, la primera ministra británica, Theresa May, pudo sonsacarle.

"El presidente ha dicho que ha tomado una decisión, pero no la ha compartido con nadie externo. La primera ministra May le preguntó cuál era (durante la reunión bilateral que ambos mantuvieron el miércoles) y él se negó a decirlo", aseguró el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, en una conferencia de prensa en Nueva York.

"Dejará que la gente lo sepa cuando él crea que es útil que lo sepan", agregó el jefe de la diplomacia estadounidense, que aseguró desconocer que Trump iba a anunciar que había llegado a una conclusión. El inquilino de la Casa Blanca Un día después de que Trump aseguró el martes en su intervención ante la Asamblea General que el acuerdo nuclear es "una vergüenza" para EEUU y recibió las crítica de su homólogo francés, Emmanuel Macron, por poner el pacto en el aire sin facilitar una alternativa.

En esas condiciones, las autoridades de Teherán han multiplicado sus reuniones con mandatarios de varias potencias y sus comparecencias ante la prensa para insistir en los beneficios del acuerdo y en su negativa a una revisión del mismo. Trump debe certificar el 15 de octubre si Irán está cumpliendo con el acuerdo, firmado en julio de 2015 entre Irán y seis grandes potencias para limitar el programa atómico de Teherán a cambio de un levantamiento de las sanciones internacionales.

La presión iraní sobre el resto de los firmantes -Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania, favorables al mantenimiento del pacto- es por lo tanto imprescindible para tratar de influir en Washington, cuya negativa conllevaría probablemente nuevas sanciones y supondría en la práctica el colapso del acuerdo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook