23 de septiembre de 2017
23.09.2017

Corea amenaza con lanzar una bomba H en el Pacífico y llama "viejo chocho" a Trump

Rusia pide a Washington y Pyongyang que dejen de decirse "ristras de estupideces"

23.09.2017 | 01:28
El líder norcoreano, Kim Jong-un, durante su discurso de ayer.

Corea del Norte respondió ayer de inmediato a la nueva tanda de sanciones anunciada por el presidente de EEUU, Donald Trump, con una escalada de violencia verbal en la que calificó de "viejo chocho" al magnate y amenazó con hacer estallar una bomba H en mitad del Pacífico.

Trump aprobó el jueves un decreto destinado a bloquear la financiación del comercio norcoreano, con el punto de mira puesto en su industria textil, pesquera, manufacturera y de tecnologías de la información. La orden permitirá sancionar a los bancos extranjeros que hagan transacciones vinculadas al comercio norcoreano, pero deja fuera al sector petrolero.

Tras conocer las sanciones, y en respuesta también al duro discurso del martes de Trump en la ONU, el ministro de Exteriores norcoreano, Ri Yong-ho, lanzó su nueva amenaza nuclear: "Podría tratarse de la más poderosa de las detonaciones de una bomba H en el Pacífico", dijo a medios surcoreanos congregados en su hotel de Nueva York, donde se encuentra para asistir a la Asamblea General de la ONU.

Con este anuncio, el ministro precisó un mensaje lanzado poco antes por el líder norcoreano, Kim Jong-un, quien aseguró que Trump pagará muy caro su "excéntrico" discurso, ya que está considerando "las contramedidas más duras de la historia" en respuesta a la amenaza de "destruir completamente" el país asiático lanzada por el magnate durante su discurso. Para Kim, Trump, a quien calificó de "canalla y gángster", tiene una actitud de "enajenado" propia de un "viejo chocho" ("vieja bestia lunática" en traducción literal).

Trump arremetió de nuevo, por su parte, contra Kim, a quien calificó de "loco", asegurando que "no le importa morir de hambre o matar a su pueblo", y al que pronosticó que "será probado como nunca lo ha sido antes".

Rusia intervino ayer para intentar poner algo de cordura en la escalada verbal. Tras declararse "profundamente preocupado" por el nivel que está alcanzando el enfrentamiento, el Kremlin llamó a las dos partes a dejar de lanzarse "ristras estupideces" una a otra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook