22 de octubre de 2017
22.10.2017

La expulsión de kurdos de Kirkuk acentúa la tensión entre Erbil y Bagdad

22.10.2017 | 02:17

La tensión continúa en Irak entre la región autónoma del Kurdistán y el Gobierno central, después de que las fuerzas de Bagdad expulsaran el viernes a las tropas kurdas de Altun Kubri, el último enclave que controlaban en la región de Kirkuk.

La Comandancia de Operaciones Conjuntas del Ejército iraquí justificó su irrupción en dicha población, asegurando que había presencia de "terroristas" del Partido de los Trabajadores del Kurdistán y de combatientes kurdo-iraníes, junto a las fuerzas de seguridad kurdas peshmerga.

En un comunicado, la comandancia agregó que sus hombres fueron atacados con proyectiles de mortero y misiles antitanque MILAN que impactaron en un tanque, causaron la muerte de dos soldados e hirieron a cinco.

Por su parte, la Comandancia de las Fuerzas peshmergas del oeste de Kirkuk dijo en un comunicado que la zona de Altun Kubri era un lugar de convivencia pacífica entre kurdos y turcomanos, antes del ataque de las milicias progubernamental Multitud Popular, lideradas por chiíes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook